La SEDATU no sólo se quiere dar cumplimiento a los mandatos e instrumentos normativos, sino que deseamos que la transversalidad de género sea una realidad, reflejada en la normatividad, los programas y las acciones, pero sobre todo, en una cultura de relaciones laborales con igualdad entre mujeres y hombres.