La Tuberculosis es ejemplo claro de una patología multifactorial que refleja la deuda social mundial ante las inequidades
sanitarias, relacionadas con las condiciones sociales desfavorables que la gran mayoría de los enfermos enfrentan.