Los pacientes con cólera admitidos en los servicios de salud frecuentemente presentan vómitos y diarreas en gran cantidad, por lo tanto es necesario la aplicación de medidas de control de infecciones para evitar el contacto directo con fluidos corpóreos.