Toda operación cesárea puede originar diversas complicaciones maternas como son: tromboembolismo venoso, hemorragia, infección, complicaciones anestésicas, mayor probabilidad de histerectomía, lesiones a órganos vecinos y muerte. Además de las complicaciones fetales: prematurez, lesiones al momento de la extracción, taquipnea transitoria, alejamiento del seno materno.

Se pretende que con la publicación de este nuevo Lineamiento Técnico de Cesárea Segura, se logre disminuir la incidencia de cesárea, además de implementar estrategias como: evitar la primer cesárea, educar a la mujer embarazada y familiares para que el inicio del trabajo de parto sea en forma espontánea, incrementar la vigilancia de la mujer en trabajo de parto, uso de antibióticos, entre otras. Además, se dan recomendaciones específicas que deben tenerse en las pacientes con antecedente de dos cesáreas previas o más, con la finalidad de evitar complicaciones hemorrágicas secundarias a la alteración en el sitio de implantación y penetración placentaria.