Asegura que el agua que utilizas esté limpia:
  •  Lava y talla la cisterna con agua, jabón y cloro cada 6 meses
  •  Desinfecta el agua de la cisterna, aplicando este sencillo método: 
  1. A una botella de plástico grande, hazle múltiples perforaciones pequeñas con un desarmador.
  2. Agrega a la botella una pastilla de hipoclorito de calcio en trocitos (no en polvo) por cada 1000 litros que tenga tu cisterna.  
  3. Cierra la botella con su tapa.
  4. Amarra una cuerda tan larga como la profundidad de la cisterna a la boca de la botella, y una extensión adicional para amarrarla a un lado de la cisterna sin que sea un estorbo.
  5. Introduce la botella a la cisterna y deja que se llene de agua, hasta que se sumerja a la parte más profunda y quede la botella parada. 
  6. Renueva la botella cada dos días si la cisterna es de 1000 litros, cada seis días, si es de 3000 litros y cada 10 días, si es de 5000 litros. 

    Recuerda lavar tu cisterna cada seis meses. 

    Tu salud y la de tu familia son primero.