1. Usa jabón de preferencia líquido (en caso de que no tengas, puedes usar jabón de pasta en trozos pequeños)
  2. Frota muy bien las manos
  3. Lávate al menos 20 segundos 
  4. Enjuágalas completamente 
  5. Sécate las manos con toalla de papel
  6. Cierra la llave y abre la puerta con el mismo papel y tíralo en el bote de basura