De acuerdo con la tipología de Onusida, México tiene una epidemia concentrada, la cual afecta principalmente a los siguientes poblaciones clave: hombres que tienen sexo con otros hombres, usuarios de drogas inyectadas, trabajadoras y trabajadores sexuales, así como personas transgénero, transexuales y travestis.

Según estimaciones conjuntas realizadas por Onusida-Censida, a 
finales del 2014 existían 190 mil personas viviendo con VIH-Sida [rango: 140,000-270,000].