Los accidentes inevitables y las urgencias  médicas por lo general ocurren en los sitios y en las circunstancias más inesperada e incontrolables, donde excepcionalmente se cuenta con el personal capacitado para la atención de los afectados.

Una vez que ocurre un accidente, la muerte y las lesiones severas pueden atenuarse mediante la oportuna y adecuada.

La mayor parte de los casos las personas que entran en contacto con un lesionado en un accidente o con el individuo que presenta una urgencia médica es el ciudadano común.

La capacidad de la población en intervenciones sencillas ha demostrado ser aplicable en cualquier país y altamente efectiva para los fines ya mencionados.

La Organización Mundial de la Salud, a través del Departamento para la Prevención de Lesiones y Violencia, recomienda las acciones plasmadas en esta guía para capacitar a la población en general, como un paso inicial y primordial en el proceso para sistematizar la atención prehospitalaria de las urgencias médicas.