A pesar de ello, aún constituye un problema mundial, con una incidencia estimada de 12 millones de infecciones al año. Las mujeres gestantes infectadas por sífilis pueden transmitir la infección al feto, provocándole sífilis congénita (SC).