El perfil epidemiológico que presenta el Estado de Guerrero, es el reflejo de los múltiples factores condicionantes que existen, como son: el status socio económico, el grado de escolaridad, el tipo de vivienda con sus servicios básicos, el tipo de población y la misma situación geográfica.
Siendo la salud un derecho constitucional, así como un elemento fundamental para el desarrollo económico del país, tradicionalmente el énfasis principal en la salud ha sido el de entender el daño y no su prevención. Por ello actualmente una de las prioridades para esta Secretaría de Salud es el enfoque de los Programas Institucionales centrados en la prevención, el reto es lograr consolidar actividades a eliminar estilos de vida que favorezcan el sobrepeso y obesidad, y por consiguiente la Diabetes Mellitus, por ello para contrarrestar
estas enfermedades crónicas no transmisibles, se han implementado actividades en torno al Acuerdo Nacional para la salud Alimentaria y actualmente la Estrategia Estatal contra el sobrepeso, la obesidad y la Diabetes.
Sin duda alguna, la promoción a la Salud sigue siendo el proceso que permite fortalecer los conocimientos, aptitudes y actitudes para la prevención de una diversidad de patologías; así mismo, a todas las personas que se les brinda asistencia en el primer nivel de atención, independientemente del servicio solicitado, se garantiza reciban las intervenciones preventivas de línea de vida por grupo de edad (niños, adolescentes, mujeres, hombres y adulto mayor), esto permitirá elevar las coberturas y el impacto en la salud de la población. En
el entorno laboral, con el objetivo de elevar la calidad de vida de los trabajadores, se fomentan los cambios en las dinámicas laborales a través de hábitos alimentarios saludables y actividad física.
El sobrepeso, la obesidad y la diabetes son problemas complejos y multifactoriales, cuya naturaleza involucra a los sectores público, privado y social, así como al individuo. Se trata de un problema compartido por todos los
miembros de la sociedad.