Según la OMS, se calcula que el número de personas encarceladas en el mundo es de aproximadamente 10
millones.