Conducir bajo los efectos del alcohol aumenta el riesgo de tener un accidente de tránsito y contribuye a la gravedad de las lesiones.