El cuarto programa de rehabilitación psicosocial para los Hospitales Psiquiátricos Públicos del País es el de “Invierno sin Frío” que se refiere a otorgar a los usuarios(as) ropa de calle, es decir que los usuarios(as) no deben vestir uniformes hospitalarios, sino ropa variada, con distintos diseños, diferente tela, colores variados, blusas, faldas, pantalones, camisetas, ropa interior, ropa deportiva, etc.

El usuario(a) tiene derecho a vestir de forma distinta a los demás para afianzar su identidad y mostrar a su personalidad a través de la ropa que elige. La ropa nos sirve a las personas para distinguirnos de los demás, incluso a través de los colores que elegimos podemos reflejar nuestro estado de ánimo. Los usuarios(as) deben recibir el beneficio terapéutico de elegir como quieren verse a sí mismos a través de su vestimenta y arreglo personal además de que tienen derecho a vestir ropa digna y en buenas condiciones.

Se debe evitar el uso de uniformes institucionales ya que despersonaliza, deteriora la autoestima de los usuarios(as) y contribuye al estigma y discriminación.

1. El usuario(a) recibirá vestido y calzado de calle el cual tendrá que ser higiénico, completo y apropiado en cuanto a talla, edad y clima o, tener autorización para utilizar los propios, si así lo desea.

2. No portar uniforme hospitalario ni dentro ni fuera del hospital (salidas terapéuticas), con el objeto de ayudar a eliminar el estigma y favorecer la reinserción social.

3. La ropa no debe ser marcada con ningún distintivo del Hospital Psiquiátrico o la unidad donde se encuentran los usuarios(as).