El doctor Rodrigo Rosas Osuna, Director de Información y Evidencias del Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (STCONAPRA) de la Secretaría de Salud, destacó los esfuerzos que se han realizado en nuestro país para proteger la vida de los motociclistas y de todos los usuarios de las vías, aunque reconoció que es necesaria la colaboración multisectorial.

Durante la Jornada de Seguridad Vial para Motociclistas, que se llevó a cabo el pasado jueves 19 de junio, en la que estuvieron presentes organizaciones internacionales, asociaciones civiles y la iniciativa privada, expuso que si bien en México el porcentaje de usuarios de motocicletas muertos es aparentemente bajo, el comportamiento es preocupante, ya que en los últimos hubo un incremento de aproximadamente 500 % en el número de motocicletas que circulan de manera legal en México.

Explicó que este aumento se debe a que las motocicletas son vehículos de bajo costo, tanto en adquisición, costo del combustible y mantenimiento, además de que representan una reducción en el tiempo de traslado.

Aseguró que, según datos del INEGI, en nuestro país, en 2012, circulaban más de millón y medio de motocicletas; a este número se suman las 179 mil 518 motocicletas vendidas y 473 mil 676 bastidores y motocicletas nuevas que se importaron en 2013, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

Alertó que, de acuerdo con información de la Secretaría de Economía, el 75 % de las motocicletas que se venden en nuestro país provienen de China y, en su mayoría, carecen de los requerimientos técnicos y de calidad necesarios para brindar al usuario de motocicleta la seguridad que requiere.

Además, indicó que en 2013, según datos de la Administración General de Aduanas, ingresaron 10,622 motos usadas a nuestro país, la mayor parte vehículos siniestrados que ya no cuentan con las características mecánicas ni de seguridad que tenían al salir de fábrica.

"Muchas veces pensamos que motociclismo significa pizzero o mensajero, pero hoy en día el motociclista es un padre de familia, un profesionista, que es responsable de su seguridad, la de su familia y de los demás, por ello es tan importante hacer conciencia de la corresponsabilidad de todos los usuarios de las vías", dijo el Doctor Rosas Osuna.

Basado en los 5 pilares del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020, detalló las estrategias que se deben seguir para incidir en la morbilidad y mortalidad de motociclistas:

  1. Gestión de la seguridad vial. Mejorar la coordinación, comunicación y políticas en seguridad vial para los motociclistas.
  2. Infraestructura más segura. Hacer más seguras las vialidades considerando los requerimientos de los motociclistas.
  3. Motocicletas y equipamiento más seguro. Vehículos y equipos con los mejores estándares de calidad.
  4. Usuarios de motocicletas más seguros. Conductores comprometidos con la seguridad vial que respetan la normatividad y convivencia en las vialidades.
  5. Atención prehospitalaria de las víctimas por accidentes en motocicleta. Personal médico y paramédico capacitado.

Para concluir, el Director de Información y Evidencias del STCONAPRA, subrayó que el motociclismo es una realidad en México y por ello se deben tomar medidas para protegerlos, como identificar los principales factores de riesgo, implementar acciones basadas en evidencia científica y, principalmente, considerar a los motociclistas como usuarios vulnerables, con sus necesidades especiales en las políticas públicas nacionales y locales.