La instrumentación de mecanismos de coordinación en materia de salud entre el gobierno federal y los gobiernos de las entidades federativas, encuentra su antecedente en los Servicios Coordinados de Salud Publica en los Estados, organismo creado en 1934 en el marco de la Ley de Coordinación y Cooperación de Servicios Sanitarios de la República.

 

Con el tiempo, los propósitos originales de coordinación se fueron abandonando, resultando en un enfoque eminentemente centralizado de administración de servicios los cuales se hallaban fragmentados y con poca coordinación. Es así que mediados de la década de los ochenta, para mejorar los procesos de coordinación de acciones, se inicia la descentralización de los servicios de salud a la población abierta. Surge entonces el reto, no sólo de conducir el sistema sino además incorporar a las entidades federativas como actores protagónicos. La respuesta fue la creación del Consejo Nacional de Salud (CNS) como la estrategia para el funcionamiento y consolidación del Sistema. Creado por Acuerdo Presidencial el 25 de marzo de 1986, el Consejo Nacional de Salud se instaló formalmente el 23 de mayo de ese año en la ciudad de Querétaro, Querétaro. El Acuerdo estableció de manera específica que el Consejo Nacional de Salud, sería una instancia de coordinación para la programación, presupuestación y evaluación de la Salud Pública.

 

En la segunda mitad de la década de los noventas se refrenda el papel del Consejo Nacional de Salud al definirse los postulados para llevar a cabo la conclusión de la descentralización de los servicios de salud para población sin seguridad social. El Consejo Nacional de Salud, figura primordial para llevar a cabo este proceso, necesitó adecuar sus atribuciones a este cometido, motivo para que se reformara su integración y se ampliaran algunas funciones del Consejo Nacional de Salud. De tal forma que el 27 de enero de 1995, mediante Acuerdo Presidencial, que abrogó el acuerdo previo, se reestructuró el Consejo Nacional de Salud. A partir de esa fecha el Consejo, se consolida como instancia permanente de coordinación entre la Federación y los gobiernos de las entidades federativas y se constituye como el foro principal para planear, programar y evaluar acciones que fortalezcan el proceso descentralizador.

En este nuevo Acuerdo se precisaba que el Consejo estaría integrado por el Secretario de Salud del Gobierno Federal, quien lo preside y los Consejeros: Titulares de los Servicios de Salud en las Entidades Federativas. Asisten entonces, como invitados los Subsecretarios, el Oficial Mayor y el Director General de Asuntos Jurídicos.

 

Durante la presente administración, y con el fin de lograr la integración funcional del Sector Salud, que le permita a los mexicanos contar en el 2012 con un sistema de salud que les provee un acceso universal a los servicios, ceñido de la portabilidad entre otros muchos beneficios, el Consejo se refunda nuevamente el 27 de enero de 2009, definiéndose como:.

 

“…la instancia permanente de coordinación de las instituciones públicas que conforman el Sistema Nacional de Salud; tiene por objeto la planeación, programación y evaluación de los servicios de salud en toda la República.”

 

Actualmente el Consejo está integrado por el Secretario de Salud Federal, quien lo preside; el Secretario de la Defensa Nacional; el Secretario de Marina; el Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social; el Director General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado; el Director General del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas; el Director General de Petróleos Mexicanos; el Titular del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia; y los 32 titulares de los Servicios Estatales de Salud; asimismo, el Presidente de la Red Mexicana de Municipios por la Salud participa en calidad de invitado permanente del Consejo Nacional de Salud.

El nuevo decreto define para el Consejo, entre otras, las siguientes funciones:

 

* Coadyuvar a consolidar el Sistema Nacional de Salud y apoyar los sistemas estatales de salud;

 

* Proponer lineamientos para la coordinación de acciones de atención en las materias de salubridad general;

 

* Formular recomendaciones para la unificación de criterios que permitan el correcto cumplimiento de los programas de salud pública;

 

* Opinar sobre la congruencia de las acciones a realizar para la integración y funcionamiento de los servicios estatales de salud, así como de las instancias públicas prestadoras de servicios de atención médica;

 

* Fomentar la cooperación técnica y logística entre los servicios estatales de salud;

 

* Promover en las entidades federativas los programas prioritarios de salud;

 

* Proponer acciones tendientes a la integración funcional del Sistema Nacional de Salud;

 

* Establecer comisiones y grupos de trabajo que sean necesarios para el estudio de temas que contribuyan al correcto desempeño del Consejo Nacional de Salud y apoyen la consecución de sus objetivos.