B0131/México, D.F.
  • ​Se revisarán los estándares de inocuidad que deben cumplir los productos que se comercializan en la Central de Abasto, a la cual llegan diariamente 25 mil toneladas de agroalimentos para su distribución en la Ciudad de México, la zona conurbada y los estados del centro y sureste del país, principalmente.
  • Estas acciones forman parte del compromiso establecido entre el titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez y el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa.
Para garantizar la inocuidad de los alimentos que se comercializan en la Central de Abasto de la Ciudad de México, dependencias del Gobierno de la República y de la Ciudad de México acordaron la instalación de un laboratorio especializado en ese centro de compras y distribución.

Participan en este proyecto la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), la Secretaría de Salud del Distrito Federal y el Fideicomiso para la Construcción y Operación de la Central de Abasto de la Ciudad de México (FICEDA).

Con este fin , el secretario de Salud del Distrito Federal, Armando Ahued Ortega, el coordinador general del Sistema Federal Sanitario de la COFEPRIS, Antonio Grimaldo Monroy, y el director general del FICEDA, Julio César Serna Chávez, visitaron la Unidad Integral de Servicios,  Diagnóstico y Constatación de Tecámac, Estado de México, infraestructura  del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) para la detección de organismos patógenos, plaguicidas y contaminantes en los alimentos.

Encabezados por el director en jefe del SENASICA, Enrique Sánchez Cruz, los funcionarios acordaron que el Laboratorio de Detección de Organismos Patógenos, dará respaldo al que se instalará en la Central de Abasto; además, se contará con el apoyo del laboratorio móvil de inocuidad de este órgano desconcentrado de la SAGARPA.

Estas acciones forman parte de los compromisos entre el titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, y el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, relacionados con el fortalecimiento de la seguridad alimentaria y la disponibilidad de alimentos sanos e inocuos para la población.

Enrique Sánchez Cruz comentó que el convenio es un círculo virtuoso que implica la suma de voluntades de varias dependencias federales y el gobierno de la capital para ofrecer mayores garantías a los consumidores y contribuir al cuidado de la salud pública.

En el laboratorio a instalar se revisarán los estándares de inocuidad que deben cumplir los productos que se comercializan en la Central de Abasto, a la cual llegan diariamente 25 mil toneladas de agroalimentos, que se distribuyen en la Ciudad de México, la zona conurbada y los estados del centro y sureste del país, principalmente.

El secretario de Salud del DF, Armando Ahued, destacó la  importancia  del laboratorio para el comercio y la salud, ya que servirá para verificar la calidad del agua y los alimentos que se comercializan en la Ciudad de México.

Por su parte, Julio César Serna, indicó que es probable que este año se concrete el proyecto, pues la Central de Abasto pondrá el terreno.

Constatan infraestructura de primer nivel al servicio de productores y consumidores

En su visita a Tecámac, los funcionarios recorrieron las instalaciones del Laboratorio de Detección de Organismos Patógenos, cuya principal labor es detectar Salmonella spp., Listeria spp. y Escherichia coli en los alimentos, con la finalidad de proteger la salud de los consumidores nacionales e internacionales de vegetales producidos en México y defender a los productores en caso de controversia con sus clientes.

A través de esta infraestructura, explicó Sánchez Cruz, se realiza el monitoreo de productos de consumo nacional y de exportación; en caso de controversia, se puede conocer la huella genética de las bacterias para determinar en qué lugar se contaminó un producto.

Posteriormente, se dirigieron al Centro Nacional de Referencia de Plaguicidas y Contaminantes, en donde, entre otras labores, se constata que los alimentos del campo no rebasen los límites máximos permitidos para residuos agroquímicos.

Visitaron también el Centro Nacional de Adiestramiento y Desarrollo de la Unidad Canina (CENADUC) en la que pudieron observar el entrenamiento que reciben los perros del SENASICA para hacer más eficiente la inspección de productos de origen animal y vegetal en los puntos de entrada al país: fronteras, puertos y aeropuertos.

En el recorrido, participaron también los directores generales de Inocuidad Agroalimentaria, Acuícola y Pesquera, Hugo Fragoso Sánchez, y de Salud Animal, Joaquín Delgadillo Álvarez, ambos del SENASICA.