NUM.398/Tapachula, Chis., 
  • ​Durante una visita al Centro de Empaque de Moscas del Mediterráneo  Estériles (CEMM), el secretario Enrique Martínez y Martínez afirmó que este complejo y la planta de producción de Moscas del Mediterráneo  estériles contribuyen a evitar pérdidas económicas en el sector hortofrutícola por aproximadamente 21 mil 764 millones de dólares.
  • México cuenta con potencial en investigación y desarrollo, muestra de ello, es el Programa MOSCAMED, el cual ha representado a nivel nacional un beneficio a la producción y exportación de frutas y hortalizas inocuas y de calidad, por más de los 25 mil 866 millones de dólares en tres décadas: EMM.

La investigación científica aplicada para impulsar la productividad y competitividad, así como el fortalecimiento de medidas para mantener el estatus sanitario del sector agroalimentario nacional, son prioridad en esta administración y forman parte de un plan integral enfocado a la transformación del campo mexicano.  


Así lo señaló el  secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez, quien destacó que México cuenta con el potencial en investigación y desarrollo, muestra de ello, es el Programa MOSCAMED, el cual ha representado a nivel nacional un beneficio a la producción y exportación de frutas y hortalizas inocuas y de calidad, por más de los 25 mil 866 millones de dólares en tres décadas.


Durante una reunión de trabajo con directivos del Centro de Empaque de Moscas del Mediterráneo Estériles (CEMM), el titular de la SAGARPA afirmó que este complejo y la planta de producción de Moscas del Mediterráneo estériles, ubicada en el municipio de Metapa de Domínguez, contribuyen a evitar pérdidas económicas por aproximadamente 21 mil 764 millones de dólares.


Indicó que el impacto económico y social que representa este programa para la óptima producción de frutas y hortalizas es de capital importancia, por lo que el Gobierno de la República reforzará las acciones y esquemas de inversión para mejorar y ampliar su operación.


Estas medidas, dijo, permitirán mantener el estatus de México como libre de la Mosca del Mediterráneo -obtenido en 1982- así como fortalecer las medidas de prevención y control de este insecto para evitar su entrada al país, mediante una barrera de contención biológica en la frontera con Guatemala.


Durante un recorrido por el CEMM, el director general de Sanidad Vegetal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Javier Trujillo Arriaga, informó que el Programa MOSCAMED-México ha sido económicamente viable y altamente rentable por su relación costo-beneficio.


Destacó que tanto la planta como el centro de empaque forman parte del Programa MOSCAMED, que desde 1979 operan de manera coordinada los gobiernos de México, Estados Unidos y Guatemala, y contribuye, mediante la técnica del insecto estéril, a reforzar el control, prevención y erradicación de esta plaga.    

 

El CEMM tiene una capacidad de recepción de mil millones de pupas por semana; actualmente trabaja 500 millones de pupas, cuyos huevecillos provienen de la Planta “El Pino”, en Guatemala. Esta pupa se cuida y alimenta en salas de emergencia hasta alcanzar su madurez sexual para ser liberadas por aspersión aérea y terrestre en zonas productivas del sur de Chiapas.


El Centro cuenta con ocho salas de emergencia adaptadas con tecnología innovadora, lleva a cabo procesos reconocidos a nivel mundial, que reducen el consumo de energía y otorgan las condiciones adecuadas de relajación, acceso a agua y alimento a las moscas estériles en ambientes controlados.


Este biomaterial también es utilizado en cultivos de Guatemala, y en los estados de Florida y California, en los Estados Unidos.


Cabe destacar que la planta MOSCAMED anualmente produce 26 mil millones de pupas de Mosca del Mediterráneo esterilizadas, bajo un proceso consistente en la alimentación de huevecillos –con harinas finas, 90 por ciento azúcar y 10 por ciento proteínas-, que se convierten en larvas y posteriormente en pupas que se tiñen para diferenciarse de las moscas silvestres en campo.


Más adelante, las pupas teñidas se colocan en bolsas de plástico alargadas para ser irradiadas, a fin de lograr su esterilización, y transportarlas al Centro de Empaque.


En el evento participaron también los coordinadores de Delegaciones, Víctor Celaya Celaya, y de Enlace Sectorial, René García Quiñones, el director general del Programa Trópico Húmedo, Ignacio de Jesús Lastra y el secretario del Campo en Chiapas, Julián Nazas Morales, entre otros.