B0048/México, D.F.

  • ​Los científicos buscan la domesticación y conservación del pez bobo, especie que habita en las cuencas de los ríos Tecolutla, Pánuco, Papaloapan y Filobobos, en el estado de Veracruz.
El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) comenzó los trabajos de prospección en ríos del estado de Veracruz con el objetivo de capturar ejemplares del pez bobo (Joturus pichardi) e iniciar su domesticación para desarrollar la biotecnología que permita el cultivo de la especie en condiciones de laboratorio.

El desarrollo del estudio científico permitirá establecer esquemas de conservación de esta especie de alto valor comercial y gran demanda en el mercado nacional por sus propiedades organolépticas (textura, color, olor y sabor) y valor nutricional, ya que aporta calorías y proteínas de alta calidad.

Los resultados de esta investigación aplicada permitirá en el futuro la comercialización de esta especie y generar empleo para las comunidades pesqueras de Nautla, Gutiérrez Zamora, Martínez de la Torre y Actopan, entre otras ubicadas a las orillas de los ríos de la región.

El Gobierno Federal actualmente aplica veda permanente para proteger al pez bobo durante su periodo de reproducción y desarrollo, lo que permite recuperar los niveles de abundancia de este recurso.

Como parte de la primera etapa del proyecto, investigadores del Centro Regional de  Investigación Pesquera del INAPESCA en Veracruz y del Instituto Tecnológico de Boca del Río (ITBOCA) recolectan organismos y elaboran un diagnóstico sobre la distribución geográfica y estado actual de las poblaciones del pez bobo.

Esta medida inicial permitirá generar las bases científicas y biotecnológicas para el mantenimiento del genoma de esta especie, domesticación y evaluación de su potencial acuícola.

En una fase posterior del estudio, los especialistas colectarán ejemplares del pez bobo en las cuencas de los ríos Tecolutla, Pánuco, Papaloapan y Filobobos, los cuales serán trasladados al Instituto Tecnológico de Boca del Río, donde se habilitó, en coordinación con el INAPESCA, un área para el mantenimiento de los organismos y cultivo.

Como parte de la investigación también se diseñará un sistema de recirculación de agua, que incluirá el uso de filtros, que permitirá reducir el consumo del líquido y asegurar la sobrevivencia de los peces.

Para el mantenimiento de los organismos y evaluación de crecimiento fuera de su hábitat, los investigadores realizarán pruebas de alimentación con dietas balanceadas y darán seguimiento a las variables de peso y talla.

El pez bobo habita en las partes altas de los ríos caracterizados por corrientes fuertes y aguas claras.

Es una especie catádroma (que vive en los ríos y se desplaza hacia el mar), por lo que requiere del agua marina para completar las etapas de su desarrollo temprano.

Desde 1944 se estableció veda para la pesca de cualquier especie de pez bobo en aguas interiores del estado de Veracruz, misma que fue ratificada en 1994 y 2010, mediante el aviso publicado en el Diario Oficial de la Federación con el fin de protegerlo durante el periodo de reproducción biológica que se presenta durante los meses de octubre a diciembre de cada año.