Num. 536/ México, D.F.

La Secretaría de Agricultura Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) publicó hoy en el Diario Oficial de la Federación la  actualización de la Carta Nacional Acuícola (CNA), documento que proporciona elementos para el desarrollo sustentable de la acuacultura de especies de interés comercial, así como para la práctica de una actividad más organizada que propicie mejores estándares de calidad en la producción.


El documento, elaborado por el Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA), presenta el estudio de ocho nuevas especies consideradas de importancia productiva y comercial, que se sumarán a las 22 ya consideradas en las dos ediciones anteriores de la Carta publicadas en  enero de 2011 y julio de 2012 respectivamente, las cuales se encuentran actualizadas.


Las especies integradas en esta tercera edición de la CNA son: almeja de sifón, huachinango, ostión de placer, pargo lunarejo, pepino de mar en el caribe, pepino de mar en el Pacífico, camarón rosado del Golfo de México, mojarra castarrica y tenguayaca, especie que se encuentra en los estados de Tabasco, Chiapas,  Campeche y Quintana Roo.


La CNA aporta a los productores información sobre mejores técnicas de cultivo, prácticas sanitarias y manejo acuícola. Además, es un instrumento que orienta a los acuicultores sobre las condiciones en que deben realizarse las actividades, tales como la  producción de semilla y procesos de engorda, lo que permitirá mejorar los niveles de producción y lograr mayor competitividad en el mercado.


La Carta Nacional Acuícola es la presentación cartográfica y escrita de los indicadores de esta actividad productiva nacional y contiene el registro de especies consideradas en la acuacultura comercial, de fomento y las que cuentan con potencial acuícola por sus características biológicas (factibilidad de domesticación y buen crecimiento).

Además expone un apartado sobre las artes de cultivo adecuadas que se pueden utilizar para el manejo de cada una de las especies, describe sus características, dimensiones, materiales de construcción y variedad de organismos acuáticos que pueden cultivarse en dicha infraestructura.


Sobre estas artes de cultivo señala en detalle cómo deben estar construidos los “domos” para proteger a las almejas Panopea spp de los depredadores que pueden atacarlas y afectar el cultivo. Explica las técnicas para la construcción de “tubos”, sencillo arte de cultivo que ayuda a mantener a la almeja de sifón bajo resguardo seguro durante su desarrollo.


Esta orientación técnica se constituye en un catálogo de elementos, cuya aplicación permitirá a los productores contar con mejores instalaciones, procesos de cultivo, y en consecuencia mayores beneficios económicos ante la posibilidad de mejorar e incrementar su producción.


La Carta Nacional Acuícola está constituida por fichas informativas en las que se mencionan generalidades de los recursos acuáticos, tales como el nombre común y científico, su distribución geográfica, aspectos biológicos (morfología, ciclo de vida),  técnicas de cultivo y engorda.


El contenido de esta tercera edición incluye un nuevo apartado en el que se exponen estudios sobre áreas con  potencial acuícola como el sistema lagunar Carmen – Pajonal – Machona, ubicado en la región hidrológica Grijalva – Usumacinta, en Tabasco.


Este sistema lagunar es uno de los más representativos en la entidad por ser productor de ostión americano (principal recurso pesquero), asimismo, cuenta con importantes poblaciones de jaiba y es refugio de especies de camarón, café y rosado. Su potencial acuícola puede favorecer la producción de ostión, camarón, tilapia nilótica, castarrica y róbalo.


Es de resaltar que en México existen más de 2,400 granjas acuícolas de producción comercial y alrededor de 800 unidades de autoconsumo. Entre las entidades con mayor número de centros productivos están el Estado de Veracruz con más de 600 granjas que aportan principalmente Tilapia. En cuanto al camarón destacan Sinaloa con más de 300 y Sonora con más de 130, que contribuyen a incrementar la oferta de alimentos de origen acuícola.


Este sector productivo hace un aporte importante al sector alimentario. La producción acuícola en México registró en 2011 casi 300 mil toneladas de productos, cifra mayor que las 240 mil alcanzadas el año anterior, de ahí la importancia de esta Carta Nacional Acuícola, que se constituye en un instrumento promotor del ordenamiento de la actividad acuícola.