El secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez, informó que el país cuenta con esquemas de cobertura catastrófica para 12 millones de hectáreas y 10.1 millones de unidad animal.


Subrayó que las coberturas están dirigidas a los pequeños productores de menos de 20 hectáreas, en el caso de los cultivos cíclicos, y de hasta de 10 hectáreas en los perennes.


De esta forma, señaló, se busca contribuir a que los productores, principalmente aquellos de menor escala y de autoconsumo, puedan recuperar de inmediato su capacidad productiva, una vez superada la emergencia.


En ambos casos, tanto para cultivos perenes como cíclicos, el gobierno estatal es el beneficiario de los seguros y el encargado de hacer fluir los recursos hacia los productores, expresó. 


Martínez y Martínez abundó que a través del Componente de Atención a Desastres Naturales (CADENA), en colaboración con los gobiernos locales y los productores, se fomenta una cultura de prevención ante riesgos climáticos.


Aseguró que mediante los esquemas de cobertura, las entidades contarán con recursos para atender a los pequeños productores afectados en sus cultivos, con el fin mitigar los daños ocasionados por los huracanes “Ingrid” y “Manuel”.


Explicó que para el caso de los huracanes que se registraron en ambos litorales del país, se realizará un trabajo de evaluación que permitirá determinar la superficie siniestrada.


Añadió que una vez superada la emergencia y atendida la superficie siniestrada, el agua y la humedad residual podrían resultar benéficas para los cultivos, ya que las presas y los mantos acuíferos se están recargando, lo que a mediano y largo plazos sería aprovechado por el sector agroalimentario.


Cabe señalar que a través del CADENA se contrataron con aseguradoras nacionales y reaseguradoras  internacionales, esquemas de cobertura en las que el Gobierno Federal aportó alrededor del 81 por ciento del costo de la prima y el resto los gobiernos estatales.


Esto permitió transferir la mayor parte de los riesgos hacia mecanismos de administración y contar con recursos preventivos por más de 24 mil millones de pesos para atender  las contingencias que se presenten en el ámbito agropecuario del país.

 

En el sector agrícola la dependencia invirtió mil 696 millones de pesos para cubrir el costo de las primas y los gobiernos estatales 355 millones de pesos. En el pecuario, se canalizaron recursos por 534 millones de pesos de la federación y 60.2 millones de los estados.


Adicionalmente, la SAGARPA y la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG) crearon un fondo de aseguramiento que permitió contar con coberturas para asegurar la disponibilidad de pastos en lo agostaderos para tres millones 405 mil unidades animal en los estados de Coahuila, Nuevo León, Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Sonora y Tamaulipas.


A través de este convenio, el Gobierno Federal aportó 191.6 millones de pesos para la contratación de las primas y los productores 63.8 millones.


La SAGARPA informó que tan sólo en los estados de Veracruz, Oaxaca, Tamaulipas, Sinaloa, Michoacán y Guerrero existe una cobertura en dos millones 716 mil hectáreas de cultivos pertenecientes al ciclo Primavera – Verano 2013 y  a perennes.


A nivel de entidad, Veracruz cuenta con una superficie asegurada de 619 mil 489 hectáreas, Tamaulipas, 184 mil 468; Sinaloa, 175 mil 860; Oaxaca, 901 mil 406; Michoacán, 474 mil 037, y Guerrero, 360 mil 879 hectáreas, por citar algunos.


En el sector pecuario,  estas entidades cuenta con seguro para un millón 867 mil 497 unidades animal, con una inversión de 146 millones de pesos, de los cuales la SAGARPA aportó 140.6 millones de pesos  y los gobiernos estatales 5.39 millones.


En el caso de Tamaulipas, en coordinación con la CNOG, se tienen aseguradas 927 mil 640 unidades animal, adicionales a las registradas con el gobierno estatal.