NUM.633 / México, D.F.

  • Durante el primer semestre del año se aplicaron 535 mil 513 vacunas a ganado susceptible y 202 mil 369 dosis de seguimiento; además se realizaron más de 500 operativos de captura, a través de los cuales se logró la detención y tratamiento vampiricida a más de seis mil 800 murciélagos hematófagos.  

  • La SAGARPA ha implementado la Campaña Nacional para la prevención y control de la Rabia en bovinos y especies ganaderas, mediante la cual se realizan acciones conjuntas entre los sectores público, privado y social para controlar esta enfermedad. 

Con la finalidad de prevenir la presencia del murciélago hematófago, principal transmisor del virus de la rabia al ganado, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) opera la Campaña Nacional para la prevención y control de la rabia en bovinos y especies ganaderas.

En 2015, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), a través del SENASICA, invierte en este esquema más de 38.7 millones de pesos; hasta el primer semestre del año se han aplicado 535 mil 513 vacunas a ganado susceptible y 202 mil 369 dosis como seguimiento a focos rábicos.

Se han realizado además más de 500 operativos de captura, mediante los cuales se logró la detención y tratamiento vampiricida a más de seis mil 800 murciélagos hematófagos.

Aunado a lo anterior, se mantiene una continua y estrecha comunicación con los servicios de salud pública federal para el seguimiento y cierre de los casos que se presentan mediante el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

En México, resulta de gran relevancia la vacunación del ganado -pues 25 estados presentan condiciones ecológicas favorables para que exista el murciélago hematófago-, ya que en caso de no estar protegido, es susceptible a padecer la enfermedad.

Por lo anterior, la Dirección General de Salud Animal del SENASICA implementó la Campaña Nacional para la prevención y control de la Rabia en bovinos y especies ganaderas, mediante la cual se realizan acciones conjuntas entre los sectores público, privado y social para controlar esta enfermedad.

Las principales estrategias establecidas por la campaña son la vacunación del ganado en riesgo, los operativos de captura de murciélago hematófago y la vigilancia epidemiológica de las zonas endémicas y no endémicas.

Además, se realiza un diagnóstico constante en laboratorios oficiales para detectar oportunamente la presencia de esta enfermedad, la promoción y difusión de la campaña, así como una constante capacitación local, regional y estatal a médicos, técnicos, brigadistas y población en general sobre la prevención y control de la rabia.

Cabe señalar que la rabia es una enfermedad infectocontagiosa, de curso agudo y mortal que ataca al sistema nervioso central de los mamíferos, incluyendo al hombre, por lo que se encuentra catalogada como zoonosis; es causada por un virus de la familia Rhabdoviridae y se transmite por la saliva de los animales enfermos a otros susceptibles.