Num.835/Huatulco, Oaxaca.

​• Oaxaca, sede de la 38ª Reunión Anual de la Organización Norteamericana de Protección a las Plantas (NAPPO, por sus siglas en inglés), con la participación de autoridades sanitarias de Canadá, Estados Unidos y México.
 
• Aproximadamente 30 por ciento de la Normas Internacionales para Medidas Fitosanitarias (NIMF), auspiciadas por la FAO, se han elaborado a partir de iniciativas de la NAPPO.
 
• La instrucción del secretario Enrique Martínez y Martínez es contribuir a que cada vez exista mayor similitud estructural y operativa entre las tres agencias fitosanitarias de Norteamérica.
 
Con la finalidad de armonizar criterios para proteger de plagas exóticas el patrimonio de productos agrícolas de América del Norte, y agilizar el intercambio comercial en la región, representantes de México, Canadá y Estados Unidos participaron en  la 38 Reunión Anual de la Organización Norteamericana de Protección a las Plantas (NAPPO, por sus siglas en inglés).
 
El director general de Sanidad Vegetal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Javier Trujillo Arriaga, destacó que la NAPPO desempeña un papel fundamental en la elaboración de normas fitosanitarias regionales, las cuales son base para la elaboración de regulaciones internacionales.
 
El funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) informó que aproximadamente 30 por ciento de las Normas Internacionales para Medidas Fitosanitarias (NIMF), auspiciadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), se han elaborado a partir de iniciativas de la NAPPO.

En ese sentido, indicó, el enfoque práctico que pueda aportar la industria a las actividades de la NAPPO será un factor determinante para el establecimiento de futuros lineamientos que den certidumbre en el comercio global de productos agrícolas.

 
Trujillo Arriaga subrayó que la instrucción del titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, es que México contribuya a que cada vez exista mayor similitud estructural y operativa entre las tres agencias fitosanitarias de Norteamérica.
 
Abundó que NAPPO es el estandarizador de normas específicas y tiene el papel de ser el catalizador para que en las Organizaciones Nacionales de Protección Fitosanitaria (ONPF) de los tres países no exista diferencia en la forma en que se establecen y operan regulaciones fitosanitarias.
 
La directora ejecutiva interina de NAPPO, Christina Devorshak, comentó que esta es la oportunidad de interactuar con los que toman decisiones en la NAPPO y brindar opiniones acerca de las tareas que se llevarán a cabo en 2015.
 
Tras esta reunión, añadió, se podrá comprender mejor la forma en la que las normas regionales sobre medidas fitosanitarias influyen en el comercio internacional de los recursos agrícolas y  forestales.
 
Expresó que la NAPPO se ha caracterizado por ajustar cada año la agenda de las reuniones del gobierno y la industria. “Esto demuestra el esfuerzo continuo de los tres países que integran la NAPPO para mejorar la interacción y comunicación entre las Organizaciones Nacionales de Protección Fitosanitaria y los industriales”, enfatizó.
 
Señaló también que el Comité Ejecutivo se reunirá con grupos de productores y expertos para que los interesados retroalimenten los proyectos que continúan desde 2013 y 2014, y presenten sus propuestas para 2015, relacionados directamente con el trabajo en el ámbito internacional.
 
Por su parte, los miembros del Comité Ejecutivo, por Canadá, Greg Wolff, y por Estados Unidos, Rebecca Bech, coincidieron en que la reunión anual de la NAPPO representa un excelente foro para los involucrados en la protección vegetal, pues se fomentan las actividades cooperativas en el ámbito mundial, en tanto que a los productores y empresarios les ofrecen oportunidades de inversión y de valor agregado para la industria de las frutas y hortalizas en la región.
 
Como parte de la agenda de esta reunión, se llevó a cabo un simposio sobre el tema “Certificación fitosanitaria electrónica: de los conceptos a la aplicación”, en el que especialistas de trayectoria internacional compartieron sus conocimientos y subrayaron los beneficios esperados en su aplicación. Este sistema es voluntario y brinda un mecanismo para el intercambio electrónico seguro de la misma información que aparece en los certificados fitosanitarios en papel.
 
También se llevaron a cabo sesiones simultáneas de la industria y el gobierno por cada uno de los países: Canadá, Estados Unidos y México y, posteriormente, una sesión combinada gobierno-industria, donde participaron todos en torno a un interés común.
 
Los productores independientes y representantes de grupos organizados de la industria también asistieron a estas reuniones, donde se llevó a cabo un intercambio de información que permitió identificar las prioridades y los asuntos específicos que se propusieron para que la NAPPO los atienda el próximo año.
 
Cabe recordar que la NAPPO es una Organización de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria de la FAO, responsable de coordinar los esfuerzos entre Canadá, Estados Unidos y México para proteger sus recursos vegetales contra la entrada, el establecimiento y la dispersión de plagas reglamentadas de los vegetales, a la vez que facilita el comercio entre los países miembros y otras regiones del mundo.
 
Se dieron cita en esta reunión, que se efectuó del 22 al 24 de octubre, representantes gubernamentales, productores, empacadores y comercializadores agrícolas, universidades, centros de investigación y escuelas de enseñanza superior de los tres países que conforman la región.
 
Participaron también representantes de Organizaciones Nacionales de Protección Fitosanitaria originarios de países como: Costa Rica, El Salvador, Panamá, Uruguay, Argentina, Australia y Brasil.