NUM 478/México, D.F.

El 23 de julio de 2012, la OMC determinó que las reglas de COOL impuestas por Estados Unidos, son discriminatorias y contrarias a los principios de dicha organización, alterando las prácticas del comercio bilateral del sector cárnico que prevalecieron por años y que permitían el flujo eficiente del comercio.


La decisión de la OMC reconoció que la medida de Estados Unidos de exigir que el producto cárnico refleje en una etiqueta si el ganado del cual deriva nació en México, implica prácticas de segregación que afectan al ganado mexicano a lo largo de la cadena de producción, lo que resulta en altos costos que son trasladados a los productores mexicanos e incentiva el uso de ganado estadounidense en el mercado de ese país para la elaboración de productos cárnicos.


La OMC le otorgó a Estados Unidos un plazo de 10 meses para modificar dichas reglas, el cual venció el pasado 23 de mayo de 2013. En esa misma fecha, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos emitió una nueva regla que modifica las disposiciones administrativas de COOL, mediante la cual pretende dar cumplimiento a la decisión de dicha organización.


La nueva regla de COOL es aún más estricta que la medida originalmente impugnada en la OMC y generará mayores distorsiones al comercio. Lejos de intentar eliminar los aspectos discriminatorios de la medida original, la nueva regla incrementa los incentivos para evitar la compra de ganado importado, lo cual impactará aún más las exportaciones mexicanas de ganado hacia Estados Unidos.


México fundamenta su reclamación en que la nueva regla de COOL mantiene el efecto discriminatorio y constituye un obstáculo innecesario al comercio internacional, que ya fueron determinados como contrarios a las obligaciones de Estados Unidos ante la OMC.


El panel de cumplimiento solicitado por México el día de hoy determinará si la nueva regla de COOL emitida por Estados Unidos el pasado 23 de mayo de 2013 cumple con los principios de la OMC, o si continúa sin apegarse a los mismos. De confirmarse la violación en el panel de cumplimiento, México estará en posibilidad de imponer represalias comerciales a Estados Unidos.


Conforme a la práctica de la OMC, Estados Unidos puede objetar el establecimiento del panel por una ocasión, por lo que, de ser el caso el panel quedaría establecido finalmente en septiembre del presente año. La decisión final del panel se podría dar a conocer en el primer semestre del siguiente año.


México continuará defendiendo su sector ganadero ante las prácticas discriminatorias de Estados Unidos en el marco de la OMC y buscará el cabal cumplimiento de las obligaciones internacionales de dicho país.