2015D010 / Solidaridad, Quintana Roo

Mensaje del Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, José Calzada Rovirosa, durante el Pleno Ministerial Foro Hacia una Productividad Competitiva, Sustentable e Incluyente. 

Muchas gracias, muy buenos días tengan todos ustedes. 

Primero, agradecerles, como lo hicimos el día de ayer, su presencia en este importante encuentro. 

Comunicarles que el señor Presidente de la República, el licenciado Enrique Peña Nieto, me solicitó que les diera un cordial saludo, que les comunicara que se sintió muy confortable, muy contento en el encuentro de ayer, en la inauguración de esta Reunión de Ministros. 

Y como lo hizo en su mensaje inaugural, me conminó para que les comunicara que espera que los acuerdos que tomemos, sin duda alguna sean trascendentes para nuestros pueblos y para nuestra gente. 

Muy buenos días tengan todos ustedes. 

Distinguido señor Carlos Horacio Casamiquela, Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, y Presidente de la Junta Interamericana de Agricultura. 

Distinguidos Ministros y Viceministros de Agricultura de las Américas. 

Estimado amigo Víctor Villalobos Arámbula, Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. 

Estimados ponentes invitados. 

Señoras y señores. 

Es para mí, un motivo de gran satisfacción darles la bienvenida a los Ministros de Agricultura y representantes de los 34 países que conforman el Sistema Interamericano y son integrantes del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, a este bello lugar de la Riviera Maya.

El Foro Hacia una Productividad Competitiva, Sustentable e Incluyente, Una Oportunidad para la Agricultura de las Américas, nos convoca, como ya lo hemos mencionado, a reflexionar sobre el significado de importancia del sector agrícola en estos tiempos de riesgo e incertidumbre, que conforman los que podríamos denominar un nuevo contexto social mundial. 

En esta sociedad articulada en torno a múltiples ejes de desigualdad y el quiebre de los parámetros básicos de integración social, es imprescindible definir el papel de la agricultura en la actualidad. 

El Encuentro de Ministros de Agricultura de las Américas 2015, y la XVIII Reunión Ordinaria de la Junta Interamericana de Agricultura, constituyen una oportunidad para que los ministros responsables de las políticas públicas del sector agropecuario del Continente, construyamos una agenda de cooperación, con prioridades compartidas que resulte en una mayor productividad del sector, tanto en nuestros países como a nivel regional. 

El lema de nuestro encuentro, Cultivar mejor, Producir más, Alimentar a todos, resume de manera clara los propósitos y el fin que queremos alcanzar. 

El nombre de este Foro, ya es una primera aproximación, a lo que deseamos hacer de la agricultura en el Continente Americano, para responder a la justa demanda social de más alimentos para todos, con sustentabilidad. 

El conjunto de países de este Continente, enfrentamos el reto de producir alimentos sanos e inocuos, para alimentar una población creciente y con preferencias cada vez más diversificadas y en ocasiones más sofisticadas. 

La elevación de la productividad en el sector agropecuario, es una primera línea de acción que se requiere emprender. 

Con una frontera agrícola agotada, la innovación, la investigación y la aplicación de nuevas tecnologías, constituyen un camino alterno para poder producir más con menos. 

Más productos alimentarios propician mayor participación de los productores agrícolas, incluidos los pequeños en el mercado, los cuales son, para nosotros una prioridad. 

Es precisamente en la pequeña agricultura familiar, donde se encuentra el mayor potencial para incrementar la producción de alimentos a nivel global, ya que la agricultura extensiva ha resultado en un incremento de la producción, pero también, y hay que reconocerlo, en una degradación de los suelos.

De esta manera, transitamos del autoconsumo en grandes extensiones de las zonas rurales, a espacios que producen para la competencia nacional e internacional. 

Con los impactos favorables que ello tiene para que un mayor número de campesinos tenga más y mejores ingresos. 

Una segunda acción, es lograr que el aumento en la productividad agropecuaria no implique daños a los ecosistemas, sino que sea amigable con su naturaleza. 

Debemos privilegiar el mantenimiento de los recursos acuíferos y las áreas de cultivo. 

Es necesario evitar a toda costa, la contaminación y depredación de la flora y de la fauna. 

Tenemos que garantizar el uso sustentable del agua, la tierra y también de la energía. 

Es totalmente irresponsable el incremento de la productividad en el campo mediante un consumo intensivo de los recursos naturales, y el uso de técnicas que degradan el medio ambiente y reducen la biodiversidad. 

Una producción de alimentos sin criterios ecológicos y el deterioro creciente de la tierra, sería insostenible en el mediano y largo plazo. 

Una tercera acción, es la convergencia de esfuerzos de pequeños y grandes productores, para hacer de la agricultura una efectiva opción de crecimiento económico y de desarrollo social. 

Es necesario pues, asumir que la prioridad somos las personas y tenemos que privilegiar la opción de un incremento en la productividad agrícola, mediante mejoras sustanciales en el sector. 

La participación del sector privado en los procesos de investigación y desarrollo, de nuevas tecnologías, también resulta fundamental en un entorno de menores recursos del sector público. 

La definición de criterios de integralidad en la formulación de las políticas y acciones, es imprescindible para hacer de la agricultura un sector estratégico del desarrollo de los países. 

Así se logrará la superación de la pobreza en el campo, que es donde se concentran las dos terceras partes de la población en pobreza extrema. 

Por ello, invito a los Ministros de Agricultura, a que durante este Foro, y en el marco de la Reunión de la Junta Interamericana de Agricultura, establezcamos prioridades para encontrar juntos alternativas y hacer de la agricultura un elemento indiscutible de mejoramiento de las condiciones de vida de la población. 

Tengo la plena certeza de que el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, bajo el liderazgo de nuestro amigo, el doctor Villalobos, seguirá siendo un baluarte para detonar discusiones sobre este tema, y llegar también a acuerdos entre los países para consolidar la agricultura como efectiva opción, y hacer realidad la seguridad alimentaria. 

Les reitero la bienvenida a México para la celebración del Encuentro de Ministros de Agricultura de las Américas, y de la XVIII Junta Interamericana de Agricultura. 

Por ello, estimadas amigas y amigos, declaramos iniciada la Sesión, siendo las 9 de la mañana, con 9 minutos, del día 21 de octubre. 

Muchas gracias y que haya mucho éxito.