Num.935/México,D.F.
​• Con la participación del secretario Enrique Martínez y Martínez, se presentó el libro “El llamado del desierto. Bellezas sin límite”, del biólogo y fotógrafo Daniel Garza Tobón, obra integrada de 98 imágenes.
 
• La actividad forma parte de la Semana Nacional de las Zonas Áridas, que por primera vez realiza la SAGARPA-CONAZA, con el fin de difundir el conocimiento y las oportunidades productivas en torno a este tipo de territorios.
 
• La obra expone los desiertos Sonorense, Chihuahuense –el más grande de Norteamérica que incluye los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí y una pequeña porción de Querétaro, Guanajuato e Hidalgo-, Poblano-Oaxaqueño y de Baja California. 
 
 En el marco de la Semana Nacional de las Zonas Áridas, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), a través de la Comisión Nacional de Zonas Áridas (CONAZA), presentó el libro “El llamado del desierto. Bellezas sin límite”, autoría del biólogo y fotógrafo Daniel Garza Tobón y que se compone de 98 imágenes de la flora, fauna y ecosistemas de los desiertos de México.
 
Con la presencia del titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, el director general de la CONAZA, Abraham Cepeda Izaguirre, explicó que estas actividades, como la presentación de libro, responden al reto de contribuir a la conservación de la biodiversidad de las zonas áridas y semiáridas del país, así como impulsar su potencial productivo.
 
Indicó que el 51 por ciento de la superficie de México se componente de estas zonas, donde habitan alrededor de 41 millones de personas; de ahí el reto del Gobierno de la República de planear y desarrollar programas para el uso, manejo y conservación del suelo, con el fin de detonar oportunidades productivas para su población, acotó.
 
Al exponer que la gran mayoría de estos territorios se integran de comunidades marginadas, destacó que la SAGARPA ejecuta líneas de trabajo a través del Proyecto Estratégico de Desarrollo de las Zonas Áridas (PRODEZA) y del Componente Conservación y Uso Sustentable de Suelo y Agua (COUSSA), dentro de lo que destacan las acciones de cosecha de agua, mediante la construcción de bordos, presas de mampostería y ollas para uso de actividades agrícolas y pecuarias.
 
“Esta publicación refleja el rostro vivo del desierto y es un testimonio de otra de las riquezas de México que hay que cuidar, rescatar y preservar, además de desarrollar programas y proyectos para mejorar las condiciones de vida de las comunidades en estas zonas del país”, afirmó. 
 
Por su parte, el autor del libro Daniel Garza Tobón señaló que su trabajo refleja la importancia del desierto mexicano, al ocupar los primeros lugares en cuanto a la existencia y diversidad de cactáceas, agaves y demás flora característica, así como de reptiles, oso negro, gato montés, puma, jaguar, borrego cimarrón, venado bura y cola blanca, liebre, ardilla, búho y guacamaya, entre otros.
 
Explicó que su obra expone los desiertos Sonorense, Chihuahuense –el más grande de Norteamérica que incluye los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí y una pequeña porción de Querétaro, Guanajuato e Hidalgo-, Poblano-Oaxaqueño y de Baja California. 
 
La mirada artística de Daniel Garza se combina con su formación de biólogo, lo que hace de su obra una genuina expresión de la naturaleza, que al tiempo que capta un sinfín de texturas, formas y colores inimaginados, da sentido y vida, mediante el lente, al ecosistema que retrata.
 
Al evento, efectuado en la Casa Lamm, en la Ciudad de México, asistieron también la abogada general de la SAGARPA, Mireille Roccatti Velázquez, así como funcionarios de la dependencia.