B0038/México, D.F.

  • ​Se autorizaron 450 millones de pesos para el Proyecto Sacrificio de Ganado en Rastros TIF, con el objetivo de impulsar la utilización la capacidad instalada con que cuentan este tipo de establecimientos y garantizar productos cárnicos sanos e inocuos a los consumidores. 
  • Se reforzará la labor de diagnóstico de los laboratorios del SENASICA, así como la infraestructura de inspección en diferentes puntos de entrada al país.
El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) ejercerá un presupuesto sin precedentes en 2014, superior a cinco mil 863 millones de pesos, a través del cual se llevarán a cabo diversas acciones para fortalecer la infraestructura y las acciones de inocuidad y sanidad agroalimentaria.

De acuerdo con las instrucciones del titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Enrique Martínez y Martínez, el presupuesto del SENASICA 2014 está orientado a proteger el patrimonio agroalimentario del país.

Para el presente año, se autorizaron 450 millones de pesos al Proyecto Sacrificio de Ganado en Rastros TIF, con el objetivo de impulsar que se utilice la capacidad instalada con que cuentan este tipo de establecimientos y garantizar productos cárnicos sanos e inocuos a los consumidores.

El propósito es elevar la competitividad del sector y cumplir con el compromiso de llevar a la mesa de las familias mexicanas productos inocuos, sanos y de calidad, y potencializar la capacidad exportadora de las empresas agroalimentarias.

Dentro del componente de sanidades se destinarán a los estados cerca de dos mil millones de pesos, la mayoría de ellos a través de los organismos auxiliares de sanidad con que cuenta este órgano desconcentrado de la SAGARPA para llevar a cabo las acciones previstas.

El presupuesto del programa normal de sanidades es superior a mil 863 millones de pesos. Con estos recursos, continuará la operación de programas de importancia para el país, como las campañas de sanidad vegetal en contra de plagas de interés cuarentenario, tal es el caso de  Mosca de la Fruta, Mosca del Mediterráneo, Roya del Cafeto, Huanglongbing y Palomilla del Nopal, entre otras.

De igual manera, servirán para operar las campañas zoosanitarias, como las de Tuberculosis, Brucelosis e Influenza Aviar, entre otras, además de que se atenderán las emergencias fito y zoosanitarias que pudieran presentarse.

En materia de inocuidad, el presupuesto considera recursos para la realización de acciones como la aplicación del Programa de Buen Uso y Manejo de Agroquímicos (BUMA), la operación de los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación y de Establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF), así como la capacitación de productores y la certificación de orgánicos.

También, se llevarán a cabo acciones de prevención de ingreso de plagas y enfermedades exóticas en los puntos de entrada al país y de vigilancia epidemiológica en todo el territorio nacional.

Se prevé, además, la elaboración de convenios y colaboraciones para el monitoreo y alerta temprana de bioseguridad, así como para impulsar programas de inocuidad en la producción de alimentos orgánicos y convencionales.

Finalmente, se continuará con el reforzamiento de la capacidad de diagnóstico de los laboratorios del SENASICA, así como de la infraestructura de inspección en diferentes puntos de entrada al país.

Fortalece SAGARPA infraestructura sanitaria en el país

El presupuesto incluye la construcción del laboratorio de Sanidad Vegetal en Tecámac y establece continuar con la edificación de la nueva planta de Moscamed en el estado de Chiapas.

Durante el presente año se destinarán 105.2 millones de pesos para concluir la construcción de los Puntos Internos de Control de Catazajá y Trinitaria-Comitán, en Chiapas, y del Punto de Verificación e Inspección Fitozoosanitaria para Importaciones de Chac-Temal, en Quintana Roo, obras que se llevan a cabo en colaboración con la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

Cabe recordar que estos puntos se suman a los de Querobabi, Sonora; la Coma, Tamaulipas; Huixtla y Suchiate II, en Chiapas, que ya operan en coordinación con la SEDENA.