Num. 135 / México D.F. 
  • En seguimiento a las instrucciones del Presidente Enrique Peña Nieto, los titulares de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, y de CONAGUA, David Korenfeld Federman, se reunieron con el gobernador Mario López Valdez para determinar el inicio de obras y evaluación de proyectos hidroagrícolas que consolidan la productividad agroalimentaria en la entidad.
  • Entre las obras destaca la incorporación de unidades de riego para el aprovechamiento de fuentes superficiales, acuíferos con potencial (pozos) y volúmenes de agua que se vierten al mar en arroyos y drenes no controlados, con beneficio directo a más de 24 mil 200 hectáreas de pequeños productores de comunidades marginadas del estado.

En seguimiento a los acuerdos y compromisos del Presidente Enrique Peña Nieto, los titulares de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Enrique Martínez y Martínez, y de la Comisión Nacional de Agua (CONAGUA), David Korenfeld Federman, se reunieron con el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez para determinar el inicio de obras y la evaluación de proyectos hidroagrícolas que mejoren la producción agroalimentaria en la entidad.

En la reunión, que tuvo lugar en las oficinas de la SAGARPA, se enfatizó el interés del Gobierno Federal de aplicar los recursos presupuestales con oportunidad para impulsar la producción y competitividad en el sector agropecuario, así como el actuar con responsabilidad en el uso sustentable de los recursos naturales, elementos sustanciales para fortalecer la seguridad alimentaria en el país.

El secretario Enrique Martínez y Martínez aseguró que uno de los principales ejes de trabajo en esta administración es la coordinación interinstitucional y la acción participativa e incluyente, con una prioridad hacia los proyectos de impacto productivo y social. 

Señaló que en las obras y proyectos hidroagrícolas planteados por el gobierno de Sinaloa está la posibilidad de coinversión pública y privada, toda vez que tienen elementos de recuperación al poder ser generadores de electricidad y manejo de agua para uso urbano e industrial, entre otros rubros. 

Ante funcionarios de los tres órdenes de gobierno, el director general de CONAGUA informó que en relación a los proyectos de la Presa Santa María se tiene la aprobación para su construcción y operación -incorporaría más de cinco mil hectáreas de riego de dos mil 500 productores.

Para el Distrito de Riego 111, Presa Picachos, se tiene previsto realizar las obras de infraestructura para un óptimo aprovechamiento del agua en los sistemas de riego con inversiones público y privadas, lo cual aumentaría en 22 mil 500 hectáreas de riego, en beneficio de mil 200 productores.

En el Sistema Elota-Piaxtla (obra que impactaría a más de 150 mil hectáreas de riego para cuatro mil productores), David Korenfeld señaló que se analizará a detalle para precisar la inversión de las obras que serían en etapas y con ello dar inicio a la modernización de lo que ya está construido.   

El titular de CONAGUA afirmó que de la mano con la SAGARPA y el gobierno del estado trabajarán con los temas de su vinculación y competencia, y se comprometió a realizar los estudios de factibilidad de otras obras y proyectos presentados, a fin de darle la importancia que requiere la producción de alimentos a nivel nacional, compromiso establecido como una instrucción Presidencial.   

Los funcionarios federales afirmaron que las obras y proyectos referidos tendrán toda la atención, y precisaron que se concretarán las que tengan viabilidad económica y social.   

El gobernador Mario López Valdez agradeció la atención responsable y abierta del Gobierno Federal y dejó en claro que alinearán sus planes y proyectos  de trabajo a favor del campo, como una forma de acompañar las medidas anunciadas en la Cruzada Nacional Contra el Hambre.   

El proyecto de modernización de la infraestructura de conducción abarca ocho mil kilómetros y el ahorro del 20 por ciento de agua para riego; tecnificación que implica la nivelación de suelos para un mejor aprovechamiento del vital líquido, y los estudios de factibilidad de cinco proyectos que planean incorporar 50 mil hectáreas a riego.

Otras acciones que se desarrollarán en Sinaloa  son la incorporación de unidades de riego para el aprovechamiento de fuentes superficiales, acuíferos con potencial (pozos) y volúmenes de agua que se vierten al mar en arroyos y drenes no controlados, con beneficio directo a más de 24 mil 200 hectáreas de pequeños productores de comunidades marginadas del estado.

Además, se habrá de instrumentar el esquema de reconversión productiva en la zona de El Carrizo –región que presenta heladas recurrentes con afectaciones severas en el cultivo de maíz-, hacia cultivos más resistentes como trigo, sorgo, soya o algodón.