NUM. 476 / México, D.F.

  • Los estados de Guerrero, Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca es donde se concentra la mayor superficie atendida, particularmente en los municipios considerados dentro de la Cruzada Nacional contra el Hambre. 

  • Con una inversión a la fecha superior a los 956 mdp, a través del PIMAF se promueve la transferencia e innovación mediante paquetes tecnológicos y extensionismo, así como con el acompañamiento de 600 técnicos certificados en campo. 

Para incrementar la producción, principalmente de granos básicos, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) canaliza más de 956 millones de pesos a pequeños agricultores, a través del Programa de Incentivos para Productores de Maíz y Frijol (PIMAF).

De acuerdo con el director general de Productividad y Desarrollo Tecnológico, Belisario Domínguez Méndez, con el PIMAF se promueve la transferencia e innovación mediante paquetes tecnológicos y extensionismo, así como con el respaldo de 600 técnicos certificados en campo, lo cual permite elevar la productividad de los pequeños productores.

El funcionario federal subrayó que en los estados de Guerrero, Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca es donde se concentra la mayor superficie atendida, particularmente en los municipios considerados dentro de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Apuntó que a la fecha se han dispersado 847.9 millones de pesos en beneficio de 241 mil 237 productores a lo largo del territorio nacional, además de 108 millones de pesos que se canalizan para acompañamiento técnico.

Destacó que por instrucciones del titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, se agilizó la entrega de recursos entre los productores del país, a fin de que contarán con los insumos necesarios para realizar sus actividades productivas.

Detalló que durante el ejercicio 2015, la SAGARPA ha entregado equipos de aspersión, fertilizantes foliares y silos para la conservación de granos en beneficio de 390 mil 604 hectáreas, lo que permitirá un incremento en la producción de cultivos de maíz y frijol, así como un mejor manejo de los granos en la postcosecha.

Puntualizó que con el cambio a las Reglas de Operación los conceptos de apoyo e incentivos permiten que los paquetes tecnológicos (que pueden incluir silos, aspersoras, semillas y fertilizantes, entre otros insumos) proporcionados a los productores sean adecuados a sus necesidades.

Cabe señalar que las solicitudes ingresadas por los productores para paquetes tecnológicos corresponden en un 95 por ciento para maíz convencional, dos por ciento para grano amarillo y, el resto, para el cultivo de frijol.