NUM.130 / Ciudad de México

  • A través de componentes como PROAGRO, PROGAN, FAPPA y PROMETE, la dependencia federal desarrolla las capacidades de las mujeres que trabajan en el campo. 

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) impulsa las actividades productivas de las mujeres en el ámbito rural, mediante diferentes esquemas y mecanismos que permiten fomentar participación en el campo.

Por instrucciones del titular de la SAGARPA, José Calzada Rovirosa, a través de componentes como PROAGRO, PROGAN, Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria, el Programa Fondo para el Apoyo a Proyectos Productivos en Núcleos Agrarios (FAPPA) y el Programa de Apoyo para la Productividad de la Mujer Emprendedora (PROMETE), entre otros, la dependencia federal desarrolla las capacidades de 746 mil mujeres que trabajan en el sector primario.

De acuerdo con la SAGARPA, el 85.8 por ciento de las mujeres se dedican a la agricultura; el 12 por ciento, ganadería, y el resto se dedican a la pesca y otras actividades productivas.

El trabajo de las mujeres en el campo es ampliamente reconocido debido a que tienen mayor cuidado, limpieza y dedicación.

A nivel nacional, Puebla es la entidad donde mayor número de mujeres trabajan en las actividades primarias, con un porcentaje de 15.8 por ciento del total de empleos generados en este sector; le siguen Oaxaca y Guerrero con 12.2 por ciento, respectivamente.

En estados del centro y sur del país como Sinaloa, Zacatecas, Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Hidalgo, Estado de México y Chiapas, entre el 2.9 y el 6.2 por ciento de los empleos en el ámbito primario son ocupados por mujeres.

Se estima que en el país, 14.1 millones de mujeres habitan en zonas rurales; de este total, el 17.1 por ciento realizan actividades primarias; 19.3 por ciento, secundarias y el 64.6 por ciento comercio y otros servicios.

La escolaridad de las mujeres que habitan en el sector rural, el 45.6 por ciento tienen primaria; 21.7 por ciento, secundaria; 11.2 por ciento, media superior, y 4.1 por ciento, superior, el resto reportó no contar con estudios.

Del total de mujeres que con un negocio relacionado a las actividades primarias, el 49.1 por ciento son ejidatarias; 34.5 por ciento, avecindadas, y el resto posesionarias.