Con una producción de cinco mil 200 toneladas de romeritos, en 548 hectáreas de las delegaciones Tláhuac y Xochimilco del Distrito Federal, se garantiza la disponibilidad en esta temporada navideña y de fin de año 2012, informó la delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación en la capital de la República.


La dependencia del Gobierno Federal destacó que dentro de los esquemas de acompañamiento, este año a los productores de la planta se les otorgaron paquetes tecnológicos y capacitación para el control de plagas y enfermedades, lo cual contribuyó a incrementar los rendimientos de producción a nueve toneladas por hectárea.

Las principales comunidades productoras de romeritos en la capital del país son San Andrés Mixquic, San Nicolás Tetelco y San Juan Ixtayopan, en la delegación Tláhuac, y San Gregorio Atlapulco, en la demarcación de Xochimilco, en donde se estima obtendrán un valor comercial superior a los 45 millones de pesos por la venta de este tradicional alimento.

El romerito (Suaeda torreyana) forma parte de la cocina tradicional mexicana. Para los aztecas era un tesoro culinario debido a su gran contenido nutritivo y la facilidad de conseguirlo antes del deshierbe de la milpa.

Preparado con mole y en torta de camarón o revoltijo —llamado así por la mezcla de ingredientes: papa, nopal, almendra, nuez, cacahuate, cebolla y ajo—, los romeritos son un platillo típico que se consume durante la cena de Navidad, Año Nuevo y en la semana de Cuaresma.

Su acompañamiento con otras hortalizas en platillos tradicionales ha propiciado que alrededor de 15 mil habitantes de áreas rurales del Distrito Federal (Tláhuac, Xochimilco, Tlalpan, Milpa Alta, Álvaro Obregón y Magdalena Contreras) cultiven también acelga, apio, betabel, brócoli, calabacita, chilacayote, chile verde, cilantro, col, coliflor, espinaca, haba verde, lechuga, rábano, tomate verde y rojo, verdolaga, chícharo, elote, zanahoria, papa y nopal verdura.

En la producción de estos alimentos, la SAGARPA desarrolla programas de apoyo en infraestructura y equipamiento, capacitación y asistencia técnica con el fin de otorgar mayor valor agregado, a través de su procesamiento e industrialización.