NUM. 518 / Cajeme, Son.

  • La investigación y transferencia de tecnología se compone de un subproyecto de clima, enfocado a modelar información climática, y uno de mejoramiento genético de variedades de trigo con mayor adaptabilidad a condiciones climáticas adversas. 

  • El proyecto fue presentado a los productores de la región, quienes lo aprobaron de manera unánime para incorporar acciones que apoyen la calidad, productividad y competitividad del campo en esta región. 

  • La investigación iniciará a partir del Ciclo Agrícola Otoño-Invierno 2015-2016 y se desarrollará durante tres ciclos subsecuentes, con una inversión de 27.8 millones de pesos. 

El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), a través del Campo Experimental Norman E. Borlaug (CENEB), generará líneas mejoradas de trigo cristalino y harinero con mayor adaptabilidad a climas extremos, así como resistentes a enfermedades y plagas, a fin de aumentar la producción del cereal.

Para ello, el INIFAP, organismo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, diseñó la iniciativa “Adaptación de la tecnología de producción de trigo, basada en la estrategia de reducir el efecto de la variación climática, en el sur de Sonora”.

Dicho proyecto fue presentado a los productores de la región, quienes lo aprobaron de manera unánime para incorporar acciones que apoyen la calidad, productividad y competitividad del campo en esta región.

Los especialistas del CENEB, Guillermo Fuentes Dávila y Pedro Félix Valencia, precisaron que esta propuesta de investigación y transferencia de tecnología se compone de dos variantes: un sub-proyecto de clima, enfocado a modelar información climática para desarrollar una alerta temprana y ajustar la tecnología de producción de trigo, y un sub-proyecto de mejoramiento genético para obtener variedades de trigo cristalino y harinero con mayor adaptabilidad a condiciones climáticas adversas.

La investigación iniciará a partir del Ciclo Agrícola Otoño-Invierno 2015-2016 y se desarrollará durante tres ciclos subsecuentes, con una inversión de 27.8 millones de pesos, recursos que serán aportados por productores y exportadores durante el primer año; posteriormente se gestionará una aportación complementaria de los gobiernos Federal y estatal.

El director del Centro de Investigación Regional Noroeste (CIRNO), Jorge Sáenz Félix, y el presidente del Patronato para la Investigación y Experimentación Agrícola del Estado de Sonora (PIEAES, A.C.), Antonio Gándara Aztiazarán, coincidieron en que la relación con los productores ha sido fructífera  durante más de 50 años, lo que ha permitido avanzar en la producción agropecuaria y en la superación de problemáticas vinculadas al ciclo de trigo.

Cabe señalar que condiciones de temperaturas mayores a lo normal ocurridas en el Valle del Yaqui  durante el Ciclo Otoño – Invierno pasado afectaron la producción de trigo en esa región, con un impacto económico para los productores.