Ambas instituciones científicas estudiarán la reproducción de peces en cenotes en riesgo por el desarrollo urbano y turístico, y promoverán nuevas líneas de investigación en bioacústica.

El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) en coordinación con la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro, Estados Unidos, desarrollarán investigación científica que impulse la pesca sustentable y la conservación de los recursos naturales en la zona costera y cenotes del Golfo y Caribe Mexicano.


Conforme a un “memorando de entendimiento” firmado por ambas instituciones, realizarán investigaciones biológico–pesqueras e investigación acústica (identificación de sonidos emitidos por las especies marinas, para la modelación de ecosistemas), con el fin de conocer el estado de los recursos marinos y su comportamiento en los procesos de reclutamiento, desarrollo y reproducción.


El trabajo que realiza el INAPESCA se enmarca en la visión de largo plazo que lleva a cabo la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) para modernizar y hacer más competitivo al sector agropecuario y pesquero, y en donde los productores tienen como aliado al Gobierno Federal.


Durante la presente gestión, el Instituto Nacional de Pesca también realizará investigación aplicada para atender y resolver los problemas que presenta el sector productivo acuícola y marítimo del territorio nacional.


De acuerdo con el memorando de entendimiento, científicos del Centro Regional de Investigación Pesquera del INAPESCA en Puerto Morelos y de la Universidad de Carolina del Norte, en Greensboro, participarán en cinco proyectos, entre los que destaca el estudio de la dinámica poblacional (que permita aportar elementos técnicos para el manejo sustentable) y ecología de la langosta (Panulirus argus) en el Golfo de México y Mar Caribe.


Asimismo, efectuarán estudios sobre los patrones de agregación que presenta el pez León (Pterois volitans, P. sp) al alimentarse o reproducirse, a través de procedimientos de acústica que permitan identificar modelos de aglomeración de la especie (tal y como se observa en sus áreas de distribución), con el objetivo de establecer medidas de control mediante su captura masiva con artes de pesca adecuadas. En las aguas de la región, este pez se ha convertido en un depredador que afecta la reproducción y aprovechamiento de especies de interés comercial.


Los científicos también realizarán investigación en torno a la reproducción de peces en los cenotes –como los cíclidos endémicos de la región (peces ángel, disco y óscar)—, con el objetivo de propiciar su recuperación en sitios impactados por el turismo y desarrollo urbano de Quintana Roo.


De manera complementaria, se promoverán programas de capacitación en las comunidades de pescadores para que conozcan la importancia de practicar una pesca responsable y participen en el cuidado y conservación de las especies y su hábitat, lo que redundará en su propio beneficio.


Con base en los resultados de su trabajo conjunto, ambas instituciones establecerán nuevas líneas de investigación, orientadas principalmente a la conservación de las especies, el cuidado de su hábitat y a propiciar la sustentabilidad pesquera.


El INAPESCA y la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro de manera periódica llevarán a cabo reuniones para dar seguimiento a los trabajos realizados y evaluar el desarrollo de las investigaciones en el mar territorial mexicano.


Cabe señalar que tanto el Golfo de México como la zona del Caribe y costera de Quintana Roo se caracterizan por la gran diversidad de especies marinas que albergan.


Destaca también su riqueza en materia de arrecifes, lugares que son detonantes de la biodiversidad e importantes para la existencia de especies de interés comercial que generan alimento y empleo para los mexicanos.