NUM 461/ México, D.F.

Impulsar una banca de desarrollo, ajustar el marco jurídico para el diseño de un Código Agroalimentario, operar una tarjeta única de registro y reorientar programas y recursos, con atención especial a los pequeños y medianos productores, son algunos de los principales objetivos del Gobierno de la República para detonar la productividad y competitividad en el campo mexicano.


Lo anterior fue señalado por el subsecretario de Desarrollo Rural de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Arturo Osornio Sánchez, quien subrayó que para dichas metas el Poder Legislativo tiene el compromiso de trabajar en el ajuste de leyes y normas del sector.


Durante su participación en la sesión de trabajo de las Comisiones de Seguimiento a las Evaluaciones del Programa Especial Concurrente (PEC), Reforma Agraria y de Agricultura y Sistemas de Riego de la Cámara de Diputados, Arturo Osornio destacó la importancia de elaborar un Código Agroalimentario, con el propósito de reactivar la productividad del sector primario del país.


Ante legisladores de diferentes partidos políticos, el funcionario federal  afirmó que con estas acciones se agilizarán los trámites para evitar la duplicidad en los trámites. Citó que al menos 80 normas jurídicas impiden que el 50 por ciento de los productores accedan al crédito porque no lo permiten las leyes de la tenencia de la tierra.


Con la representación del secretario Enrique Martínez y Martínez, Arturo Osornio anunció que la SAGARPA, en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, promoverán programas en apoyo directo al sector primario de la economía.


Estos programas, precisó, alentarán la agricultura familiar y de traspatio que realizan las mujeres, sumarán a los campesinos de autoconsumo a las cadenas productivas e impulsarán el esquema Peso a Peso, el cual servirá para que las grandes empresas se sumen a la atención del campo a través de fundaciones.


Además,  se propondrá que los estados destinen 50 por ciento de sus recursos concurrentes anuales a apoyar a la población vulnerable y que los municipios se sumen a las acciones para fomentar las actividades agropecuarias, mencionó.


En la sesión de trabajo, el presidente de la Comisión de Seguimiento a las Evaluaciones del Programa Especial Concurrente (PEC), Mario Rafael Méndez, hizo un exhorto para trabajar en conjunto con la finalidad de consolidar con el Poder Ejecutivo los cambios que el sector agroalimentario requiere para su desarrollo.


Subrayó la importancia de unificar las acciones de las comisiones del sector  para construir programas integrales que apoyen a los campesinos de autoconsumo.


Los diputados Pedro Porras Pérez, Eufrosina Cruz y José Antonio León Mendívil urgieron a instrumentar en el marco de la reforma financiera, una verdadera banca de desarrollo agroalimentaria y a suscribir un Pacto por México del campo, en el que todas las fuerzas políticas se comprometan a trabajar para rescatar al sector.


Además, coincidieron en la construcción de una ley única agropecuaria, una tarjeta de registro para que los pequeños campesinos tramiten recursos frescos y acordar un Pacto Legislativo en favor del campo para superar los rezagos en el sector.


En la reunión también participaron el secretario de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, Darío Zacarías Capuchino, y los legisladores Óscar Bautista y Maricela Velázquez Sánchez, entre otros.