NUM.856 / México, D.F.

  • La variedad desarrollada beneficiará a alrededor de cinco mil 500 hectáreas que son cultivadas en el sur de Sonora, lo cual representa cerca del 80 por ciento de la superficie estatal destinada a la leguminosa.  

  • Las variedades han respondido de manera favorable a las condiciones de clima y suelo de esta región, por lo que se espera tener buenos resultados en su  cosecha. 

Con el apoyo de productores cooperantes de la región del Mayo en Sonora, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), a través del Campo Experimental Norman E. Borlaug (CENEB), validó las nuevas variedades de fríjol Azufrasin  y Janasa.

Con la tecnología probada por investigadores en los campos experimentales, se  dispondrá de alternativas a la variedad predominante Azufrado Higuera, la cual ocupa  actualmente el 90 por ciento del área de siembra de fríjol de esta región. Contar con más variedades contribuye a evitar que una plaga pueda representar riesgos para toda la producción.

El investigador responsable del Sitio Experimental Valle del Mayo  (SEMAY), Isidoro Padilla Valenzuela, señaló que el frijol es una opción importante en el sur de Sonora dónde se cultivan cinco mil 500 hectáreas, lo cual representa casi 80 por ciento de la superficie estatal destinada a esta leguminosa.

Señaló que con Azufrasin y Janasa, generadas por el INIFAP, se pretende incrementar el área de siembra de este producto, toda vez que los productores dispondrán de más opciones de siembra y reducirán riesgos fitosanitarios en sus parcelas.

Las variedades tienen un buen desarrollo fenológico y han respondido de manera favorable a las condiciones de clima y suelo de esta región, por lo que se espera tener buenos resultados en su cosecha, abundó.

El director de Planeación del Centro de Investigación Regional del Noroeste (CIRNO), Ramón Antonio Armenta Cejudo, encabezó el día demostrativo de validación al que asistieron productores, técnicos, representantes de empresas agroindustriales y estudiantes.

El funcionario resaltó que con el apoyo de los productores de frijol, los investigadores realizaron sus trabajos de validación y transferencia de estas nuevas tecnologías, lo que reditúa en una nueva variedad más productiva.

En el día demostrativo también se abordaron los temas de plagas y enfermedades propias del cultivo, como la Virosis y el Tizón de la hoja, y se efectuaron pláticas que estuvieron a cargo de los investigadores del CENEB: Alfonso Ramírez Arredondo, Néstor Aguilera Molina e Inés Armenta Cárdenas.