NUM. 460 / México, D.F

  • 12.3 millones de hectáreas agrícolas reciben incentivos a la productividad provenientes de este programa. 

  • Con reglas más sencillas y claras, los apoyos directos al campo transitaron de los subsidios asistencialistas a los incentivos a la productividad; el productor adquirió la obligación de comprobar o acreditar documentalmente el uso de los recursos.  

  • De los montos canalizados a los productores, el 38 por ciento se destinó a fertilizantes, abonos, semillas mejoradas y material vegetativo; 36.9 por ciento a mano de obra y arrendamientos,  y 12.8 por ciento a gastos administrativos y pagos de derechos, entre otros.  

En 2015, los predios beneficiarios del PROAGRO Productivo ascienden a tres millones 592 mil 936, que representan una población objetivo de dos millones 336 mil 943 productores y una superficie agrícola de 12 millones 719 mil 221 hectáreas agrícolas en todo el país, informó la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).  

De acuerdo con la dependencia, el presupuesto del programa para este año asciende a 13 mil 607 millones de pesos, de los cuales se han ejercido a la fecha 10 mil 596.2 millones, que representa un avance de 78 por ciento, lo que va conforme a lo programado. 

A través del PROAGRO productivo se ratifica el compromiso del Gobierno de la Republica de incentivar las inversiones en el agro, reducir la pobreza, generar más empleo, elevar la productividad agrícola, fortalecer la seguridad alimentaria y  aumentar la participación de los productos mexicanos en el mercado nacional. 

Con reglas más sencillas y claras, los apoyos directos al campo transitaron de los subsidios asistencialistas a los incentivos a la productividad; el productor adquirió el compromiso de comprobar o acreditar documentalmente su obligación de utilizar los recursos del PROAGRO Productivo en conceptos como adquisición de semilla mejorada, fertilizantes y abonos, pago de mano de obra y arrendamiento de maquinaria o equipo, entre otros conceptos. 

Datos de la Dirección General de Operación y Explotación de Padrones de la Subsecretaría de Agricultura, Unidad Responsable del PROAGRO Productivo, detallan que, en 2015, el 38.9 por ciento de los recursos se destinó a fertilizantes, abonos, semillas mejoradas y material vegetativo; 36.9 por ciento a mano de obra y arrendamientos; 12.8 por ciento a gastos administrativos y pagos de derechos, y 11.5 por ciento a otros rubros. 

Con una mayor transparencia en la entrega de los incentivos, los productores reciben el PROAGRO Productivo sin acudir a las ventanillas de los Centros de Atención para el Desarrollo Rural (CADER), con lo que se elimina la entrega de cheques; el 85 por ciento se hace a través de depósitos bancarios en tarjetas de débito, y el resto mediante órdenes de pago. 

También, para una mayor equidad, las Reglas de Operación 2015 establecen que la entrega de los incentivos a la productividad se hace a unidades de producción de hasta un máximo de 80 hectáreas por persona física o como integrante de una persona moral. 

Además, se establecieron cuotas diferenciadas de incentivos a la productividad por estratos en favor de los productores de autoconsumo de temporal. 

Más recursos a productores ubicados en municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre  

El estrato de autoconsumo de temporal, con predios de hasta tres hectáreas, ubicados en los municipios prioritarios de la Cruzada Nacional contra el Hambre (CNCH) recibe un 15.4 por ciento más de incentivos, que los posibilita a adquirir mayor volumen o mejora calidad de semillas y fertilizantes. 

Las cuotas son: autoconsumo, mil 500 pesos en aquellos municipios incluidos en el CNCH; mil 300 para productores de autoconsumo del resto del país; mil pesos para el estrato de transición, y 963 pesos para el comercial. 

El 100 por ciento de los predios incluidos en el padrón del PROAGRO Productivo están debidamente georreferenciados y con expedientes actualizados, lo que da certeza a la entrega de incentivos y evita duplicidad de pagos. 

La verificación de siembras incluye visitas de campo y la utilización de imágenes satelitales para identificar el tipo de cultivo en los predios beneficiarios del PROAGRO Productivo, a fin de garantizar la correcta aplicación de los incentivos.