B181 / México, D.F.
  • ​El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), organismo descentralizado de la SAGARPA, y la Universidad de Tsukuba, de Japón, realizaron una reunión de trabajo para definir acciones del Proyecto Valoración de la Diversidad y Desarrollo del Uso Sustentable de los Recursos Genéticos de México (DIGEM).
  •  El director general del INIFAP, Luis Fernando Flores Lui, señaló que el proyecto busca el establecimiento de un sistema de caracterización y conservación de especies mexicanas, así como el mejoramiento de los métodos de preservación a largo plazo del germoplasma que se resguarda en el Centro Nacional de Recursos Genéticos.
 
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) trabaja de manera estrecha con instituciones académicas y de investigación de Japón, con el objetivo de mejorar e impulsar cultivos con resistencia al cambio climático.
 
El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), organismo descentralizado de la SAGARPA, y la Universidad de Tsukuba, de Japón, se reunieron para definir acciones del Proyecto Valoración de la Diversidad y Desarrollo del Uso Sustentable de los Recursos Genéticos de México (DIGEM).
 
Esta iniciativa, que se desarrolla en colaboración con investigadores del Centro Nacional de Recursos Genéticos (CNRG) -ubicado en Tepatitlán, Jalisco-  y expertos japoneses, tiene el propósito de continuar y fortalecer los trabajos de colaboración en materia agroalimentaria entre las dos naciones.
 
El director general del INIFAP, Luis Fernando Flores Lui, señaló que el proyecto busca el establecimiento de un sistema de caracterización y conservación de especies mexicanas, así como el mejoramiento de los métodos de preservación a largo plazo del germoplasma que se resguarda en el CNRG.
 
Detalló que estas acciones permitirán el manejo de nuevos genotipos para adaptarse a los cambios ambientales, reducir la erosión genética en poblaciones de alto valor y, en consecuencia, apoyar la producción agrícola, así como aumentar el reconocimiento del valor histórico y cultural de los recursos genéticos de México.
 
Esta colaboración técnica y científica, precisó, forma parte de una estrategia de cooperación con el gobierno de Japón, coordinada por la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología (JST, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA, por sus siglas en inglés).
 
El titular del INIFAP indicó que se apoyará el intercambio de información y se fortalecerá la innovación de prácticas y esquemas de capacitación para obtener una estrecha colaboración con Japón, toda vez que el CNRG tiene una gran variedad de recursos genéticos y una amplia gama de aplicaciones.
 
El catedrático de la Universidad de Tsukuba, Kazuo Watanabe, explicó que es relevante trabajar con especies originarias de México, ya que son reconocidas a nivel mundial.
 
Resaltó también la experiencia de los investigadores mexicanos, así como su amplío banco de germoplasmas y material genético, resguardado por el INIFAP.
 
Por su parte, el director general del JICA en México, Naoki Kamijo, propuso reforzar los trabajos en materia cambio climático, mitigación de plagas, adaptación de cultivos y prevención de desastres naturales.
 
Otros participantes en el proyecto también son el Banco de Genes del Instituto Nacional de Ciencias Agrobiológicas (GB-NIAS), el Centro Internacional de Investigación en Ciencias Agrícolas del Japón (JIRCAS), la Universidad de Tottori, la Universidad de la Ciudad de Yokohama (YCU) y la Universidad de Osaka.
 
En la reunión participaron la directora de la Unidad de Apoyo Técnico de la Dirección General del INIFAP, Carmen Jacinto Hernández; el director regional del Centro de Investigación Pacífico Centro (CIRPAC), José Antonio Rentería Flores; el director general del CNRG, José Fernando de la Torre Sánchez; el oficial en Programas de Cooperación Técnica de la JICA en México, Alejandro Ríos, y la investigadora del CNRG, Ryoko Machida Hirano.