NÚM. 086 / Ciudad de México

 
  • De acuerdo con el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) -órgano descentralizado de la SAGARPA-, una de las ventajas de este arbusto es que mantiene su follaje verde en épocas secas, lo que sirve a la actividad pecuaria.

  • Esta especie permite disminuir el deterioro de la Selva Baja Caducifolia, ya que su rango de tolerancia a los factores abióticos (temperatura, PH y suelo) es más amplio que el de otras.

Estudios desarrollados por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) permiten determinar la viabilidad del árbol de Tehuixtle como una medida para restaurar las Selvas Bajas Caducifolias y  como alternativa de alimento para el ganado.

Se propone implementar un plan de rescate de las Selvas Bajas Caducifolias –asociaciones vegetales de zonas cálido-húmedas– con el Tehuixtle, dadas sus características como parte de las leguminosas forrajeras en la alimentación de ganado, debido a su alto contenido proteico.

El Tehuixtle tiene un 35 por ciento de proteína y su semilla no contiene alcaloides (metabolismos secundarios de las plantas que generan en los animales efectos de psicosis) ni glucósidos cianogénicos (metabolismos secundarios de las plantas que cumplen funciones de defensa), lo cual lo hace una buena alternativa para la alimentación de rumiantes (bovinos, ovinos, caprinos y cérvidos).

Datos del INIFAP –órgano descentralizado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA)–  muestran la relevancia de que este árbol sea utilizado para alimentar al ganado sobre todo en la época seca, que es donde sólo algunas especies vegetales mantienen su follaje verde.

El Tehuixtle también se usa como leña y madera. De esta última, se destaca que es dura y resistente, de la que se obtienen vigas y morillos (utensilios para el hogar).

Este arbusto llaga a medir hasta seis metros de alto con ramas y tallo hispídulos (cubierto de pelo), forma parte del género Acacia, del cual se estima existen aproximadamente mil 380 especies: cerca de mil especies se encuentran en Australia, 144 en África, 89 en Asia y alrededor de 185 en América.

Algunas de las ventajas del Tehuixtle para disminuir el deterioro de la Selva Baja Caducifolia se asocian con la permanencia de sus hojas en época seca, ya que su rango de tolerancia a los factores abióticos (temperatura, PH y suelo, entre otros) es más amplio que el de otras especies.

Otra ventaja del árbol es la producción de su semilla en los meses de marzo, abril y mayo, aunado a que las características de las vainas permiten que haya más oportunidades de germinar con las lluvias de verano.

La Selva Baja Caducifolia se localiza en las zonas cálido-húmedas, y también denominado bosque tropical caducifolio. En México esta selva abarca gran parte de la costa Pacífica, desde el sur de Sonora (con en entradas hacia el suroeste de Chihuahua) hasta Chiapas; también tiene presencia en Morelos y Yucatán.

Las características fisionómicas de esta selva son la corta altura de sus árboles y el hecho de que casi todas las especies pierden sus hojas durante un periodo de cinco a siete meses. La selva se desarrolla en terrenos de ladera, pedregosos con suelos someros, arenosos o arcillosos, con un fuerte drenaje superficial.