El Acuerdo Comercial entre México y Centroamérica, el cual agrupará a los 150 millones de consumidores en la región, representa la fusión de los tratados bilaterales y multilaterales que México ya tenía firmado con los países de Centroamérica.