La vainilla es una especie de orquídea mexicana que era utilizada por los aztecas para dar sabor a sus alimentos y bebidas. Esta pequeña planta llega a medir entre 15 y 30 centímetros de largo, sus flores generalmente son de color amarillo.

Los conquistadores españoles bautizaron a esta pequeña planta con el nombre de vainilla, debido a que les era difícil su pronunciación original: tlilxóchitl, que significa flor negra. Se tienen registros de que la vainilla era plantada desde tiempos prehispánicos en la región totonaca del norte de Puebla y Veracruz.

La mayor producción de vainilla en México se encuentra en el estado de Veracruz con 305 toneladas, de las cuales la mayor parte son destinadas a la exportación. El cultivo de vainilla es considerado económicamente el más provechoso de los trópicos debido a sus cientos de usos y aplicaciones.

La vainilla se emplea principalmente, como saborizante de diversos productos entre ellos: dulces, helados, pasteles, natillas, licores, refrescos, demás se emplea en la industria para preparar medicinas, cosméticos y hasta artesanías.

México produjo en 2014 un total de 419 toneladas de vainilla, lista encabezada por Veracruz con sus más de 300 toneladas y seguida por Puebla con 54 toneladas.