Mucho hemos oído hablar de los tamales pero ¿cuál es su procedencia? La palabra tamal es de origen náhuatl y significa envuelto. Se le adjudica a México la autoría de este platillo debido a que el ingrediente esencial del tamal es el maíz y este grano tuvo sus raíces en la región central de la República Mexicana.

Los tamales se pueden preparar de diferentes formas y los ingredientes son variados, pero los elementos principales son la manteca y la masa de maíz. También son utilizadas las hojas vegetales para envolverlos y cocerlos.

En México existe una enorme gama de tamales y en cada estado se preparan de forma diferente, por ejemplo, en Chiapas encontramos cerca de 35 variedades   entre las que destaca el tamal de bola. En otros estados como Oaxaca o Tabasco se emplean las hojas de plátano para envolverlos y cocerlos. El D.F. tiene un sello distintivo respecto a los tamales, envueltos en hoja de maíz los encontramos verdes, de mole, de rajas o dulces.

En México la producción de maíz asciende a poco más de 23 millones de toneladas anuales, siendo los estados de Michoacán, Estado de México, Chiapas, Sinaloa y Jalisco los mayores productores de este grano. Cabe mencionar que la mayor producción de maíz se exporta a Venezuela.

¿Sabías qué?
El zacahuil es considerado el tamal más grande,  llega a medir hasta cinco metros de largo y en algunas ocasiones puede llevar hasta un guajolote entero.