Como producto estratégico, el frijol brinda crecimiento y estabilidad al sector alimentario, debido a que se le considera el segundo producto agrícola, ya que ocupa una superficie sembrada de 2, 200, 000 hectáreas, cuenta con 650 mil productores y una enorme demanda gracias a su alto contenido de proteínas y demás componentes que benefician la salud de la población.

Otros nutrientes que contiene como hierro, vitaminas y carbohidratos, aportan mucha energía al organismo humano. Asimismo, su consumo contribuye a reducir los niveles de colesterol en la sangre y el riesgo de problemas cardíacos, obesidad, diabetes y cáncer.

Además de ser un alimento muy importante en la dieta mexicana, es igualmente un gran generador de empleos del medio rural, dentro del cual se estima que 35 jornales (salarios obtenidos por un día de trabajo) por hectárea equivalen a 382,029 trabajos permanentes.   

La producción total nacional es de más de un millón de toneladas y el estado líder productor es Zacatecas. Cabe agregar que se conocen más de 150 especies de frijol, y en México se cosechan más de 70 variedades, entre las principales destacan: claros, negros, pintos, flores y otros de color.

Sabías que…

Hallazgos han confirmado que el frijol se cultiva en Mesoamérica desde hace 9,000 años y que formo parte de la dieta básica de las culturas indígenas.