Las hortalizas son  verduras que están cultivadas en una huerta y son consumidas de manera cruda o cocidas, al igual que otros productos mexicanos, se realizan investigaciones sobre ellas, a fin de protegerlas y propiciar un uso sustentable.  

Anteriormente hablamos de lo que son las Macro Redes, en esta ocasión se darán algunos datos de los integrantes de la Macro Red de hortalizas.

Red  calabaza Cucurbita: El cultivo de calabaza es importante en sistemas agrícolas ya que tiene importancia alimenticia en casi todo el mundo.

El SNICS  cuenta con una colección de 845 muestras diferentes de calabazas para su estudio y protección.

Red Camote Ipomoea batatas: Se clasifica como uno de los cultivos tradicionales más antiguos de México

SINICS cuenta con una colección de 225 muestras diferentes de camote, que constituye parte de la variabilidad de colores, formas y tamaños que pueden ser aprovechados por los productores. Se realizan estudios sobre el contenido de colorantes y de calidad de almidón para potenciar su uso.

Red Chayote: En la actualidad, el uso principal de la planta es el fruto en fresco como hortaliza, de esta misma forma, México es un fuerte productor y exportador  de chayote verde liso.

Red Chile Capsicum spp: Es la especie más importante a nivel mundial y es considerada como una aportación de México para el mundo. En nuestro país se encuentran de 6 a 8 especies. Los estados con mayor presencia son Oaxaca, Veracruz y Tabasco.

Red papa silvestre: Las especies mexicanas y silvestres de papa tienen gran valor en los programas de mejoramiento. Son importantes como fuente de resistencia a plagas, enfermedades y estrés ambiental.

Red tomate de cáscara: El territorio mexicano es considerado centro de origen, cultivo y diversificación del tomate de cáscara, alberga al menos 71 de las 90 especies que se reconocen en el género a nivel mundial.

El SNICS cuenta con una colección de 1,334 muestras diferentes como fuente de genes para la generación de nuevas variedades.

La red de hortalizas trabaja bajo el Plan Nacional de Acción para la conservación y uso sustentable de los recursos fitogenéticos con colaboración de casi 80 investigadores y 25 instituciones, que buscan proteger nuestros recursos naturales.