Preparada con canela y piloncillo, el dulce de calabaza es uno de los postres más ricos y populares de nuestra cultura, se prepara usualmente en época de día de muertos por lo que solemos colocarla en nuestras ofrendas en honor y como halago a los difuntos.

Este delicioso dulce suele ser llamado también calabaza en tacha, pues el traste en el que se prepara se conoce como tacho, para su preparación se necesita azúcar, miel o piloncillo y se acompaña con un toque de canela.

Un dato interesante y que muchos desconocen, es que el dulce de calabaza y sus semillas, consumidas a diario sirve como remedio en contra los parásitos intestinales.

El consumo de calabaza en esta época del año se incrementa considerablemente y cabe resaltar que el estado de Puebla es el mayor productor del país con más de 9 mil toneladas, le siguen lejanamente Guerrero con 789 toneladas e Hidalgo con apenas 738 toneladas.

En Puebla se cultivan las cuatro especies de calabaza domesticadas en Mesoamérica: la calabaza Pipiana, el chilacayote, la calabaza dulce y la cucúrbita. Estas especies tienen un procedimiento de siembra diferente, pero la calabaza cucúrbita, en específico, se alimenta de semillas de otras plantas y de sus mismas flores, gracias a eso logra un gran tamaño y un peso de casi 8 kilogramos.