El agua es fundamental para todas las especies que habitamos en la tierra, actualmente, la cantidad de la que disponemos han disminuido notablemente en todo el mundo, esto afecta el desarrollo social de las poblaciones de nuestra región y el país.

Para hacer frente al problema, existe técnicas relativamente sencillas, una de ellas es la cosecha de agua, la cual consiste en almacenar el agua de la lluvia en depósitos que bien podrían ser abrevaderos, presas de mampostería o concreto, aljibes u ollas, para usarla después en actividades domésticas y/o agropecuarias.

Esta actividad es muy importante, pues en México más del 52% de su superficie total se define como árida y semiárida, por ello es indispensable establecer un sistema de recolección de agua, al alcance de la población, combinado con un enfoque integral para mejorar, entre otras situaciones, la producción agrícola.

Para ello la SAGARPA a través de la Comisión Nacional de las Zonas Áridas (CONAZA) está desarrollando acciones de conservación de suelo y agua, que incluye, entre otros proyectos, la captación, conducción, almacenamiento e infiltración de 13.54 millones de m3 de agua de lluvia, con el fin de promover el desarrollo de las zonas áridas del país con un enfoque preventivo y productivo.

El agua es un recurso esencial para la vida, cuidarla es indispensable para la salud y el bienestar humano, así como para la preservación del ambiente, recuerda que cada gota cuenta.


Sabías que… 
Actualmente, el 69 por ciento de la extracción anual de agua para uso humano se destina a la agricultura para el riego de los campos y en ganadería, como parte de la alimentación de los animales.