Por la mañana, tarde o noche, en cualquier ambiente, el café entrecruza destinos, labores y actitudes. Es bebida de cuantas etnias o razas hay en el mundo, todos tomadores de café... Si al café no le tocó ser el “néctar de los dioses”, es sin duda, “el elíxir de los hombres”.

Aprovechando la calidad del café mexicano y ante el interés de consumir productos sustentables con el ambiente, nuestro país se ha convertido en el principal productor y exportador de café orgánico en el mundo, ya que se obtiene de cultivos donde no se han utilizado pesticidas o fertilizantes sintéticos y se siguen técnicas tradicionales.

Este café es demandado principalmente por los consumidores europeos y los granos orgánicos se expenden generalmente en tiendas naturistas de las principales ciudades del Viejo Continente. La característica distintiva es que los cafetos se fertilizan con materiales orgánicos preparados mediante compostas y no se aplican insumos químicos.

En la actualidad México es el primer productor y exportador mundial de café orgánico, le siguen países como Guatemala,  Costa Rica, Perú y Nicaragua.

Con el fin de incrementar e impulsar la producción de café en el país, SAGARPA cuenta con programas que apoyan a pequeños y grandes productores para fomentar  la caficultura.  


¿Sabías qué?
El primer café orgánico exportado a Europa salió de la cooperativa de pequeños agricultores UCIRI de Oaxaca en 1985.