La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en francés) certificó a México como país libre de Fiebre Porcina Clásica (FPC), lo que nos coloca como una de las primeras naciones en ser reconocida a nivel global y abre la puerta para nuevos mercados e impulsar los niveles de exportación.

El certificado fue entregado durante la 83ª Sesión General de la OIE, por su director general, Bernard Vallart, al delegado de México ante este organismo internacional, el director general de Salud Animal del SENASICA, Joaquín Braulio Delgadillo Álvarez, y a los representantes de los productores porcícolas del país.

Este reconocimiento beneficia a alrededor de un millón de unidades de producción porcina, con una piara de más de 16.2 millones de cabezas y un valor estimado en 35 mil 933 millones de pesos. Más de dos millones de familias viven de la producción porcícola nacional, la cual genera 350 mil empleos directos y más de 1.7 millones de indirectos.