La soya pertenece a la familia de las leguminosas, y de esta semilla derivan muchos subproductos, entre ellos, los germinados, tofu (queso de soya), aceite y leche. La soya puede ser un excelente reemplazo de carnes en la dieta pues una taza de este grano proporciona tanto proteína como 100 g de carne.

Asimismo, posee calcio, hierro y zinc, que son importantes para regenerar los huesos, mejorar el transporte de oxígeno en la sangre y mejorar el sistema inmunitario. Por si fuera poco no contiene colesterol, es una excelente fuente de grasas monoinsauradas y omega-3, además de vitamina K, tiamina, riboflavina, folatos, fibra y lecitina.

En 2014, el volumen cosechado de soya alcanzó un excelente nivel en México, resultado del incremento de la superficie sembrada, principalmente en Campeche, Tamaulipas, Veracruz y Sonora.

Asimismo, Tamaulipas se colocó como el primer productor de está oleaginosa, al aportar más de 180 mil toneladas, con un valor de 791 millones de pesos.

¿Sabías que?
En México, el consumo anual per capita de soya es de 35.7 kg.