El chocolate, cuántas sensaciones nos evoca… es por mucho, un estimulante al que pocas personas se resisten, provoca en el cuerpo efectos de placer, que lo animan y lo relajan. El chocolate, con sus diferentes sabores y aromas, involucra emociones con tan sólo comer un bocado.

Este alimento de dioses, proviene de la mezcla de azúcar, pasta de cacao y manteca de cacao (Theobroma cacao), planta que crece en México, su sabor es realmente único, por ello se convierte en un perfecto detalle para regalar y que sin duda provocará mucha felicidad a quien lo reciba.

El chocolate no sólo es un gusto, es también un alimento nutritivo porque contiene: proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales; el consumo de chocolate también se asocia con beneficios para la salud, tales como mayor fortaleza, resistencia al trabajo duro y a las bajas temperaturas, además hoy se ha comprobado que los componentes del chocolate tienen un poder antioxidante.

Ahora que conocemos más delicias de este exquisito alimento y aunque lo recomendable es combinar con el consumo de frutas y verduras en forma constante, no nos privemos del placer de comer un buen chocolate. Una porción frecuente de chocolate, es sin lugar a dudas, un trocito de más felicidad y salud.

México anualmente produce casi 27 mil toneladas de cacao en tan sólo tres entidades, Tabasco, Chiapas y Guerrero, siendo el primero el líder ya que once de sus municipios generan el 64 por ciento del valor de la producción nacional. A escala internacional somos el 8° exportador, y son Bélgica, Estados Unidos y Francia los principales destinos del cacao mexicano.


¿Sabías qué?
El cacao se utilizó como moneda, en archivos antiguos se encontró que un guajolote valía 200 semillas de cacao, un huevo de guajolote tres semillas de cacao y un aguacate una semilla de cacao.