En México, la acuacultura se ha convertido en una actividad altamente productiva y competitiva, la cual por supuesto incluye, la captura, cultivo, producción, transportación y comercialización de trucha, de cualquiera de sus especies: común, de lago o de mar y de la muy citada arcoíris.

Esta especie representa un valor estimado de 876 millones de pesos, principalmente para los estados de Michoacán, Estado de México, Veracruz, Puebla y Tamaulipas, de donde se obtiene una producción que rebasa las 19 mil toneladas anuales.

La SAGARPA, mediante incentivos a la productividad, ha vigorizado al Sistema Producto Trucha con el equipamiento de las unidades de producción, así como con estudios para el desarrollo y fortalecimiento de la competitividad de la cadena productiva.

Asimismo, se tiene previsto destinar más de 500 millones de pesos en impulso directo a la acuacultura, actividad que es una importante generadora de alimentos, ingresos y medio de vida para muchas personas.

 

Sabías que...

En las granjas acuícolas, la trucha en hábitats amigables con el medio ambiente.