El pescado debe estar presente en una dieta sana y equilibrada, pues los pescados poseen propiedades nutricionales que los convierten en alimentos fundamentales para una alimentación nutritiva.

El contenido calórico de los pescados es relativamente bajo y oscila entre 70-80 Kcal por 100 gramos en los pescados magros y 120-200 Kcal por 100 gramos en los grasos o azules. Y para motivarte a incorporarlo a tu dieta o aumentar tu consumo de pescado, te mostramos las razones más importantes para comer pescado. Eso sí, no te olvides de tener una botella de vino blanco a mano, que es el mejor complemento.

El pescado, es rico en proteínas, vitaminas y minerales como el zinc, el calcio y el hierro; tiene ácidos grasos Omega-3, uno de los ácidos más sanos para el corazón, es una opción excelente para los niños, ya que los ayuda a tener una mejor funcionalidad del cerebro, además algunos estudios indican que ayuda a evitar enfermedades como el Alzheimer y además es muy fácil de digerir por lo que se puede incluir en el desayuno y la cena.

En los litorales mexicanos se capturan durante los meses de febrero, marzo y abril más de 100 especies comestibles de pescados y mariscos, algunas de ellas poco conocidas, pero ricas en nutrientes e igual de exquisitas que las especies más caras.

Según la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), algunas de las variedades disponibles a precios bajos son: cintilla, conejo, lebrancha, jurel, cojinuda, besugo, sierra, peto, cazón bandera, trucha, bagre, carpa, jolote, lobina negra y mojarra. CONAPESCA afirma también que dichas especies son nutritivas y por ello recomendadas por especialistas en salud para lograr una alimentación sana y económica.

Para motivarte a que comiences a probarlos, la receta que viene a continuación te vendrá como anillo al dedo: